Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 127 de 455

Me hicieron la vida imposible y estuvieron a punto de romperme la armónica. Cada vez que había un descanso y podíamos olvidarnos de las ventanas durante un rato, se pegaban a los cristales para espiar, y sus cabezas no paraban de funcionar imaginando las cosas horribles que harían cuando volvieran al interior. Yo no quería volver al interior. Tendrías que haberme visto, Alice, pegada al casco con escamitas blancas hasta las rodillas... Y de vez en cuando m eincorporaba para aliviar el dolor de mi espalda y alzaba los ojos hacia las estrellas.
Tabitha vio abrirse un panel en el pecho del robot. Tubos telescópicos y antenas extensibles brotaron de él y giraron hasta enfocar a Marco.
-Me temo que no me ha entendido -siguió diciendo Marco sin perder la calma-. Contrabando es el nombre de nuestro grupo. Somos artistas-. Pronunció aquellas palabras como si enunciara una realidad obvia, como si estuviera explicando algo de lo más evidente a un niño pequeño . Somos un grupo de gente del espectáculo... Somos artistas, ¿comprende? Tenemos que dar una representación a las ocho en el Jardín Mercurio.
El altavoz del robot lanzó una serie de crujidos y silbidos. La parte de su cabeza donde habría tenido que hallarse el rostro estaba ocupada por una pantalla. La pantalla parpadeaba, e iba haciendo chasquidos con lenta regularidad.
-Este no es el camino que lleva al Jardín Mercurio -anunció-. Se encuentran en una zona no reclamada.
-Por supuesto dijo Marco-. Claro. Bueno, antes tenemos una cita en Sueño Justo.
El robot zumbó e hizo tic-tac mientras intentaba digerir la nueva información.
-Éste no es el camino que lleva al Sueño de los Justos (2NT) -dijo por fin-. Están en una zona no reclamada. Identifíquense -ordenó secamente.
-¡Eh! -exclamó Marco-. Vamos, vamos... Ya sabes quién soy. - Empezó a darse palmaditas en los bolsillos como si buscara una identificación-. Soy una auténtica celebridad -proclamó-. He aparecido en todos los medios de comunicación. Soy una estrella del escenario, la pantalla y los satélites y un ciudadano del sistema solar. Me llamo Monty Marsh Marigold, Distringencia Número Romeo Ruibarbo Rapsodia tres-beta-tres-uno- doble-uno-uno, es decir Ruibarbo Romeo Rey de la Pista uno-tres-beta- uno-uno-triple-k.
La velocidad de su discurso había ido aumentando a cada momento que pasaba. Marco sacó de su bolsillo un acordeón de tarjetas de plástico que desplegó y volvió a plegar colocando cada tarjeta delante del ojo del robot durante una fracción de segundo y volviendo a guardar el acordeón antes de que el visor hubiese tenido tiempo de leer alguna.

Página 127 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: