Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 135 de 455


La criatura (era real y estaba viva, de eso no cabía ninguna duda) se hallaba sentada sobre un disco de metal plateado que flotaba en el aire y les daba la espalda. Tabitha pudo ver que poseía una cola de metal plateado y que la punta desaparecía dentro de una toma disimulada entre la hierba.
Nunca había visto una de esas cosas, pero sólo podía ser...
Marco y Tabitha alcanzaron a los Gemelos y fueron hacia la nube sin
separarse los unos de los otros.
La criatura se volvió hacia ellos.
Y miró a Tabitha.
Los ojos que se clavaron en su rostro eran de un color rojo cereza y
brillaban como los pilotos traseros de un vehículo visto a gran distancia.
Era un Querubín, y estaba tan cerca que habría podido tocarlo. Un Querubín en un orbital humano... ¡Un Querubín en una instalación subterránea!
Tabitha sintió como si un carámbano acabara de atravesar su cuerpo hendiéndolo desde la cabeza hasta los pies. Estaba paralizada. Estaba más fría y tiesa que Hannah Soo. Había estado contemplándolo todo boquiabierta desde que entraron en las cavernas de Plenty, y lo que tenía delante hizo que se quedara tan inmóvil como una estatua y que su boca se entreabriera un poquito más.
La sensación sólo duró un segundo.
Tabitha bajó la mirada y clavó los ojos en la mujer que flotaba envuelta en la nube. Lo que estaba viendo parecía imposible -aunque el aceptarlo resultaba más vital que nunca porque necesitaba sacar dinero de aquello y, maldita sea, tenía que conseguirlo lo más deprisa posible-, pero Tabitha descubrió que no la impresionaba. Después de haber visto al Bebé nacido en el espacio nada podía sorprenderla y nada parecía tener significado.
-Se llama Xtasca dijo Saskia, quien era la única que parecía dispuesta a darle alguna explicación sobre lo que estaba viendo-. Creemos que es una hembra
Mogul contempló a su hermana con los ojos entrecerrados y una sonrisa condescendiente aleteó sobre sus delgados labios.
-Fantasías y suposiciones dijo muy despacio-. Han abolido el sexo.
A juzgar por su expresión, el que hubieran abolido el sexo le parecía infinitamente lamentable y, al mismo tiempo, terriblemente divertido.
-Creo que es una hembra dijo Saskia mirando a Tabitha mientras hendía el aire grácilmente con un dedo-. ¿No te parece que es una hembra?

Página 135 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: