La cena de Baltasar (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 2 de 29

y en el triste, soy tristeza;
y, en fin, inquieto y violento,
por dondequiera que voy
soy todo y nada, pues soy
el humano Pensamiento.
Mira, si bien me describe
variedad tan singular,
pues quien vive sin pensar
no puede decir que vive.
Esto es, si en común me fundo,
mas hoy en particular
soy el del rey Baltasar,
que no cabe en todo el mundo.
Andar de loco vestido
no es porque a solas lo soy,
sino que en público estoy
a la prudencia rendido.
Pues ningún loco se hallara
que más incurable fuera
si ejecutara y dijera
un hombre cuanto pensara;
y así lo parecen pocos,
siéndolo cuantos encuentro,
porque vistos hacia dentro,
todos somos locos:
los unos y los otros.
Y, en fin, siendo loco yo,
no me he querido parar
a hablarte a ti, por mirar
que no es compatible, no,
que estemos juntos los dos,
que será una lid cruel,
porque si tú eres Daniel,
que es decir juicio de Dios,
mal ajustarse procura
hoy nuestra conversación,
si somos en conclusión
juicio tú y yo locura.
DANIEL Bien podemos hoy un poco
hablar los dos con acuerdo,
tú subiéndote a ser cuerdo,
sin bajarme yo a ser loco,
que aunque es tanta la distancia
de acciones locas y cuerdas,
tomando el punto a dos cuerdas,
hacen una consonancia.
PENSAMIENTO Responderte a todo intento,
y es consecuencia perfeta,
que lo que alcanza un profeta
se lo diga el Pensamiento.
DANIEL Dime, ¿de qué es el placer,
que ahora vuelas celebrando?
PENSAMIENTO De la boda estoy pensando
que hoy Babilonia ha de ver
el aplauso superior.
DANIEL ¿Pues quién, di, se ha de casar?
PENSAMIENTO Nuestro gran rey Baltasar,
de Nabucodonosor
hijo en todo descendiente.
DANIEL ¿Quién es la novia feliz?
PENSAMIENTO La gallarda emperatriz
de los reinos del Oriente,

Página 2 de 29
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: