La cena de Baltasar (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 18 de 29

la Vanidad, escogidas
de la rueda del pavón,
te daré aire.
PENSAMIENTO ¿Pues conmigo
no fuera mucho mejor,
que soy sutil abanico
del Pensamiento? Aunque no,
que más parezco en la cara
abanico del Japón.
VANIDAD Yo con músicos cantando
pararé al aire mi voz.
BALTASAR La música de la aurora
no me sonará mejor
cuando, sacudiendo el día
entre uno y otro arrebol,
le daban la bienvenida
perla a perla, y flor a flor.
VANIDAD(Cantando.)
Ya Baltasar es deidad,
pues le rinde en este día
estatuas la Idolatría
y templos la Vanidad.
(Sale LA MUERTE.)
MUERTE Aquí apacible voz suena;
donde con trágico estilo
llora un mortal cocodrilo,
canta una dulce sirena;
tampoco pudo la pena
de mi memoria, que ha sido
de la Vanidad olvido,
pues ya mi sombra le asombra,
a ver si puede mi sombra
lo que mi voz no ha podido.
Con el opio y el beleño
entorpezca tu fortuna;
infúndale, pues, a una,
mi imagen, pálido sueño;
sea de tu vida dueño,
en que se acuerde de mí
un letargo, un frenesí,
una imagen, un veneno,
un horror de horrores lleno.
VANIDAD ¿Parece que duerme?
IDOLATRÍA Sí.
(Quédase dormido BALTASAR.)
VANIDAD Pues entre sueños espero,
por que al despertar se halle
ufano, representalle
un aplauso lisonjero.
(Vase.)
IDOLATRÍA Yo significarle quiero
dónde el vuelo ha de llegar
de mi deidad singular.
PENSAMIENTO Mi afán aquí descansó,
pues sólo descanso yo
cuando duerme Baltasar.
(Échase a dormir.)
MUERTE Descanso del sueño hace
el hombre, ¡ay Dios!, sin que advierta
que cuando duerme y despierta,
cada día muere y nace,
que vivo cadáver yace
cada día, pues rendida
la vida a un breve homicida
que es su descanso, no advierte
una lección que la Muerte
le va estudiando a la vida.
Veneno es dulce, que lleno

Página 18 de 29
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: