La cena de Baltasar (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 26 de 29

embrión, que tuvo dentro;
y siendo su fruto el rayo,
ha sido el bramido un trueno.
(Da un gran trueno, y con un cohete de pasada sale una
mano, que vendrá a dar adonde habrá en un papel,
escritas, estas palabras: Mane, Tecel, Fares.)
¿No veis (¡ay de mí!), no veis
que rasgando, que rompiendo
el aire trémulo, sobre
mi cabeza está pendiendo
de un hilo, que en la pared
toca, y si su forma advierto
una mano es, una mano
que la nube al monstruo horrendo
le va partiendo a pedazos?
¿Quién vio, quién rayo compuesto
de arterias? No sé, no sé
lo que escribe con el dedo,
porque en habiendo dejado
tres breves rasgos impresos,
otra vez sube la mano
a juntarse con el cuerpo.
Perdido tengo el color,
erizado está el cabello,
el corazón palpitando
y desmayado el aliento.
Los caracteres escritos
ni los alcanzo ni entiendo,
porque hoy es Babel de letras
lo que de lenguas un tiempo.
VANIDAD Un monte de fuego soy.
IDOLATRÍA Y yo una estatua de hielo.
PENSAMIENTO Yo no soy monte ni estatua,
mas tengo muy lindo miedo.
BALTASAR Idolatría, tú sabes
de los dioses los secretos.
¿Qué dicen aquellas letras?
IDOLATRÍA Ninguna de ellas acierto,
ni aun el carácter conozco.
BALTASAR Tú, Vanidad, cuyo ingenio
ciencias comprendió profundas
en magos y en agoreros,
¿qué lees, di, qué lees?
VANIDAD Ninguna
se da a partido a mi ingenio;
todas, todas las ignoro.
BALTASAR ¿Qué alcanzas tú, Pensamiento?
PENSAMIENTO A buen sabio lo preguntas.
Yo soy loco; nada entiendo.
IDOLATRÍA Daniel, un hebreo, que ha sido
quien interpretó los sueños
del árbol y de la estatua,
lo dirá.
(Sale DANIEL.)
DANIEL Pues oíd atentos:
Mane dice que ya Dios
ha numerado tu reino.
Tecel, y que en él cumpliste
el número, y que en el peso

Página 26 de 29
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: