El castillo de lindabridis (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 43 de 66



Vanse. Suena música, ábrese el
castillo, como primero, y salen LINDABRIDIS, SIRENE, ARMINDA, y
las damas


LINDABRIDIS: Pues mi hermano y Licanor
aquí a visitarme vienen,
hoy manifestar se tienen
las pompas de mi valor.
Vean todas las riquezas
con que el orbe discurrí,
no diga el tiempo de mí
nunca menores grandezas.
Haced, pues, que se prevengan
músicas, saraos, festines,
para que aquí con dos fines
dos admiraciones tengan.

Salen LICANOR, MERIDIÁN, ROSICLER, FEBO y
todos


LICANOR: Cómo saludarte dudo,
prodigio hermoso, y no sé
si--con un sabio--diré
que la copia me hace mudo.
Ven en felice ocasión
a honrar el suelo en que estás;
Yo enmudecí, lo demás
te diga la admiración.
LINDABRIDIS: Si una suspensión forzosa
es en el que se turbó,
dos habré de tener yo,
de turbada y de dichosa.
MERIDIÁN: Dadme vuestra mano, hermana,
y seáis muy bien venida
a dar muerte y a dar vida
a quien os pierde u os gana.
Y, pues el gusto de veros
todos esperando están,
y a mí licencia me dan
de hablar estos caballeros,
todos por vos han venido
en alas de sus cuidados;
muchos fueron los llamados,
¡dichoso del escogido!
LINDABRIDIS: A todos responderé
con el alma, que quisiera
que capaz de un cielo fuera,
para agradecer mi fe.
Sentaos, señor, y tomad
todos lugares.

Vanse sentando cada uno junto a una dama [FLORISEO
con SIRENE, ROSICLER con ARMINDA, y FEBO con
LINDABRIDIS]


FLORISEO: Aquí,
Sirene, me toca a mí.
SIRENE: Pidiólo mi voluntad.
ROSICLER: Yo junto a vos, dama bella,
me abrasaré a su arrebol.
ARMINDA: Ya que no me cupo el sol,
por lo menos sois su estrella.
CABALLERO 1: Como a luz de aquella esfera,
gozaré este resplandor.
CABALLERO 2: Yo os adoro, como a flor

Página 43 de 66
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: