La hija del aire (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 45 de 135

tan cabal como se estaba.
NINO: ¡Qué cansados argumentos!
¿Ser mi gusto no bastaba?
MENÓN: No, señor.
NINO: ¡Calla, villano!
¡Desagradecido, calla!
¡Calla, ingrato! Mas yo tuve
la culpa de darte tantas
alas, para que al sol mismo
te opongas. Pero la saña
del sol, que te las crió,
sabrá quitarte las alas.
MENÓN: ¡Señor!
NINO: ¡No más!
MENÓN: No de un soplo
así tu hechura deshagas.
NINO: No me deshaga mi hechura
un rayo a mí siendo ingrata.
MENÓN: Yo no puedo...
NINO: Yo tampoco.
MENÓN: ...ofrecer más de que...
NINO: Basta.
MENÓN: ¿Que soy tu privanza olvidas?
NINO: Donde hay celos no hay privanza.
Y puesto que esto ha de ser,
yo he de decir que se haga
la boda, y tú has de decir
que a tu disgusto te casas,
sin que a mirarla te atrevas
desde este instante. Repara
que te quebraré los ojos
si te atreves a mirarla.

Vase NINO


MENÓN: ¡Ay Semíramis divina!
¡Ay hermosa! ¡Ay soberana
hija del aire! ¡Llevóse
tu nombre mis esperanzas.

FIN DE LA SEGUNDA JORNADA

JORNADA TERCERA



Suenan chirimías, y salen NINO, ARSIDAS,
gente, y CHATO


UNO: ¡Viva Semíramis bella! Dentro
OTROS: ¡Viva del Asia el asombro! Dentro
TODOS: ¡Viva la que dio la vida Dentro
a nuestro Rey generoso!
ARSIDAS: Ya Semíramis e Irene
vuelven a palacio.
NINO: Loco
de contento estoy al ver
su nombre aplaudido.
CHATO: Todos
estamos acá, pardiez.
UNO: ¡Tonto! ¿Cómo de ese modo...
CHATO: Pues para entrar donde quiera,
¿qué más hay que hacerse tonto?
Crïado de Semíramis
so, y sabiendo que vos proprio
acá mi ama os traéis,
vengo, voy, ¿qué hago? Tomo

Página 45 de 135
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: