El cordero de Isaias (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 17 de 42


CUIDADO Calla, que este tiempo es más de atender que de reír.
BEHOMUD Bien le reprendes, Cuidado, 960 pues solo es tiempo de ir tras aquella luz, que lleva vida y sentidos tras sí.
TODOS Todos su norte sigamos.
ÁNGEL Pues venid todos, venid, 965 que como una vez salgáis de este idólatra confín,
Cantado dejando a su esfinge; y siguiéndome a mí, lo infeliz trocaréis por [lo feliz. Yéndose 970 Venid, venid.
Cantando
TODOS Pues dejando su esfinge, y siguiéndote a ti, lo infeliz trocaremos a feliz.
Vanse, y queda PITONISA.
PITONISA ¡Oh, nunca fingido hubiera la incauta voz que fingí, 975 pues, víbora, con mi misma ponzoña, yo misma a mí me he dado la muerte!
Sale el Demonio
DEMONIO Y nunca hubiera sido mi ardid de basilisco, que vuelve 980 su veneno contra sí. ¿Quién va?
PITONISA ¿Quién es?
DEMONIO No lo sé.
PITONISA Ni yo.
DEMONIO ¿Pitonisa?
PITONISA Sí. ¿Lucero?
DEMONIO Sí.
PITONISA ¿Dónde vas?
DEMONIO Si morir puedo, a morir 985 a manos de mi rencor, mi rabia, o mi frenesí.
PITONISA ¿Qué te ha sucedido?
DEMONIO Que apenas llegué a embestir de ese enredado recinto 990 el nudoso rebellín, cuando el Cuidado, que nunca duerme, empezó a requerir pastores y perros; unos, con las armas de David, 995 hondas y piedras, y otros con ladridos, resistir mi entrada intentaron; pero poco les podrían servir, si entre ellos no viniera 1000 un blanco y negro mastín, de cuya boca jurara que había visto salir una llama.
PITONISA ¡Ay! que esa llama debió de ser la que vi, 1005 para mí sola cegar, para los demás lucir; en fe de ser ella quien la palabra ha de cumplir de que a sus ángeles Dios 1010 ha de mandar asistir en sus caminos al hombre.

Página 17 de 42
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: