Las armas de la hermosura (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 9 de 90

dije que presto el Senado
nombraría a quien convenga
355 que vaya por general;
a que dieron por respuesta,
reduciéndose a una voz,
de varias voces compuesta:...
UNOS (dentro): ¡Viva Coriolano!
OTROS (dentro): ¡Viva!
360 FLAVIO: De suerte que, antes que sea se delibere en el Senado
consulta, la aclamación
común, quiere que cabeza
suya sea Coriolano,
de que vengo a darte cuenta,
365 por si acepta o no.
AURELIO: ¿Qué es
dudar si acepta o no acepta,
siendo mi hijo?--- Coriolano,
ya ves en lo que te empeña
la común aclamación
370 del pueblo.
CORIOLANO: La vida hubiera
dado en albricias, señor,
a no importar mantenerla
para que, en servicio suyo,

en mejor trance la pierda; (aquí) ocasión
375 en cuyo agradecimiento
a Flavio las plantas besa
mi humildad y a Lelio da
los brazos, bien como prendas
de quien se obliga a pagar,
380 reconocida la deuda.
LELIO: El mérito es quien te adquiere
este honor. (¡Que también sea
hijo yo de senador,
y de mí.... ¡Oh envidia, deja
385 de afligirme!) Y el primero
seré que irá a tu obediencia
por soldado tuyo.
ENIO: Yo
no te doy la enhorabuena,
porque me la he dado a mí,
390 en fe de lo que interesa gana
en tus honores mi honor.
CORIOLANO: A entrambos os lo agradezca
mi amistad; que con los dos,
tú, Lelio, de la nobleza
395 cabo; tú, Enio, de la plebe,
¿qué riesgo habrá que no emprenda?
TODOS: ¿Ni quién que a ti no te siga?

Página 9 de 90
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: