Las armas de la hermosura (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 11 de 90

que las mujeres no son
tan dueños nuestros que puedan
445 en descrédito poner
de Roma el valor.
AURELIO: Ni ésa
tampoco es para aquí. --Ahora
(a Coriol.) ven, pues, adonde te ofrezca,
con pública aclamación,
450 de todo el pueblo en presencia,
el Senado la bengala, vara de autoridad
estoque, toga y diadema
de general de sus armas.
CORIOLANO: Más me ha de dar.
AUR. Y FLAV.: ¿Qué es?
CORIOLANO: Licencia
455 de que responda a Sabinio,
y al mote de sus banderas,
poniendo yo en las de Roma
el mismo.
TODOS: ¿De qué manera?
CORIOLANO: S, P, Q, y R son
460 cuatro letras que interpretan:
«¿Al Sabino Pueblo Quién
Resistirá?» Y con las mesmas
a su arrogante pregunta
han de responder las nuestras,
465 para que conozca el mundo

cuán en un caso concuerdan i.e. con la misma forma gramatical
gramáticas militares
la pregunta y la respuesta:
pues si S, P, Q y R
470 «¿Quién piensa hacer resistencia
al sabino pueblo?» dicen,
también dirán a quien lea
en nuestro favor el mote
de sus mismas cuatro letras:
475 «Senado y Pueblo Romano
es Quien resistirle piensa».
FLAVIO: Bien lo has pensado.

Dentro cajas y voces a lo lejos

UNOS (dentro): ¡Arma, arma!
FLAVIO: Y pues se oyen de más cerca
ya sus cajas, responded
480 a su salva.
OTROS (dentro): ¡Guerra, guerra!
AURELIO: Y por si acaso llegaron,
según a mi oído suenan,
acá sus voces, diciendo...
UNOS (dentro): ¿Quién ha de hacer resistencia

Página 11 de 90
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: