Las armas de la hermosura (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 12 de 90

485 al sabino pueblo?
AURELIO: Digan
al mismo compás las nuestras...
TODOS: Senado y pueblo romano.
UNOS (dentro): ¡Vivan Sabinio y Astrea!
TODOS: ¡Coriolano y Roma vivan!
490 CORIOLANO: Perdona, Veturia bella,
que, si voy contra tu patria,
también voy en tu defensa.

Vase

TODOS: ¡Arma, arma! ¡Guerra, guerra!

Éntranse todos. Salen marchando SOLDADOS, y uno trae una
bandera con las letras que han dicho los versos, y detrás
SABINIO y ASTREA con espada y bengala

SABINIO: En la cumbre eminente [silva]
495 del esquilino monte
que, atalaya de todo el horizonte,
empina al orbe de zafir la frente,
alto haga nuestra gente
hasta reconocer si tiene acaso averiguar
500 Roma ocupada de su estrecho paso

la entrada que, otra vez padrastro mío,i.e., que me dio fácil entrada,
favoreció la vecindad del río; pero también causó mi derrota
y así, hasta que los batidores* vuelvan, *soldados exploradores
e informados resuelvan
505 por dónde menos fuerte sendas abra,
alto haced.
UNOS: Alto, y pase la palabra.

Repítenlo OTROS

SABINIO: Ya, soberana Astrea,
pisas la raya en que la luz febea
del sol entre Sabinia y Roma parte
510 jurisdicciones, pues que no sin arte intencionadamente
interpuso por valla
el bastión desa rústica muralla, (aquí) natural, no hecha por manos
que a una y otra divida, humanas
bien que en vano una y otra defendida,
515 el día que hacerlas enemigas quiso
su trato infiel. conducta, proceder
ASTREA: Ya desde aquí diviso,
aunque no bien, aquélla
que, ayer vil choza y hoy fábrica bella, construcción arquitectónica

Página 12 de 90
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: