Las armas de la hermosura (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 31 de 90

Veturia, ¿qué más perdido?--
1315 Quien fuere de mi sentir, de mi parecer
en que no se vea ofendido

el honor de las mujeres,
me siga.

Vase

UNOS: Ya te seguimos
a ti por caudillo nuestro,
1320 y a ellas por nosotros mismos.
FLAVIO: Ciudadanos, a impedir
su arrojo, venid conmigo.

Vase

LELIO: (No es mala ocasión, envidia,
de acriminar su delito.) agravar su culpa
1325 ¡Romanos, viva el Senado!

Repítenlo UNOS

LELIO: ¡Y muera quien a su edicto
se opone!

Repítenlo OTROS

CORIOLANO: ¡De las mujeres
(dentro) vivan los fueros antiguos!
AURELIO: Dividida en bandos toda
1330 Roma está. ¿Quién en conflicto
igual se vio, de una parte
mi cargo, de otra mi hijo?
¡Oh apetecidos venenos!
¡Oh familiares hechizos! domésticos
1335 ¡Oh dulce encanto! ¡Oh mujeres,
nunca acá hubierais venido!

FIN DE LA JORNADA PRIMERA


JORNADA SEGUNDA

Salen VETURIA y ENIO

ENIO: Apenas, Veturia bella, [romance]
en Roma puse las plantas
cuando, llamado de ti,
1340 vengo a saber qué me mandas.
VETURIA: En cerrando aquesta puerta, una vez cerrada
porque ni aun una criada
pueda oírnos, sabrás que
hacer de ti confïanza,
1345 que de otro ninguno hiciera,
en fe de estar informada
de cuán fino amigo eres
de Coriolano.
ENIO: Aunque es tanta
de su persona a la mía
1350 la no medida distancia, inmensa
con ese nombre me honró
su benignidad, a causa
de habernos visto servir
en aquellas dos pasadas

Página 31 de 90
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: