Las armas de la hermosura (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 48 de 90

mis ansias, pues me concede necesidad (de beber)
2065 no ser guarda, a cuyo fin
visitarle solicita
mi sed, en cualquier hermita
que encuentre suya. i.e. en cualquier taberna
LIBIA: ¡Pasquín! (templo de Baco)
PASQUÍN: Libia, por quien cierto hombre
2070 dijo, en frase no muy vana*,
"Libia, que ya de liviana 1) de poco peso,
tienes la mitad del nombre...", 2) promiscua
¿qué es aquesto?
LIBIA: ¿Qué ha de ser?
Que, viendo que no me vías
2075 en tantísimos de días,
de ti procuré saber.
Y, diciéndome esa amiga
que te había visto aquí,
que viniese la pedí
2080 conmigo.
PASQUÍN: No sé si diga
que mientes; porque es en vano
persuadirme a que ignoraba
nadie que nombrado estaba i.e. estaba yo
por guarda de Coriolano.
2085 LIBIA: ¿De Coriolano?
PASQUÍN: Sí.

LIBIA: Pues
¿cómo la guarda has dejado?
PASQUÍN: Como, habiéndole sacado
de la prisión, fuerza es i.e. habiéndosele sacado
que sobren las guardas. estén de sobra
VETURIA: (¡Cielos!
2090 ¿Qué oigo? ¿Sacado le han
de la prisión? Que serán
--¿quién lo duda?-- mis desvelos; mis esfuerzos habrán
pues sacarle a él de prisión efectuado su libertad
y no verme Enio, su fiel
2095 amigo, de irse con él
bastantes indicios son.
Sin duda él la diligencia
hizo.) Pregúntale más.
LIBIA: Ya que disculpa me das
2100 de faltar de mi presencia,
dime ¿cómo lo han sacado,
cuándo, quién, cómo, y qué fiesta,
porque a él le saquen, es ésta
que hoy hace todo el Senado?
2105 PASQUÍN: ¿Qué fiesta, quién, cómo y cuándo

Página 48 de 90
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: