Triunfar muriendo (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 7 de 48


v.
213el acento sobre ´m’´ es bien claro; por ello lo entiendo como pronombre

v.
216entre ´mi-que´, tachado ´mas ay de m’´

qué letargo, qué ansia, qué aflicción me confunde al mirar
220 ese nuevo edificio singular en quien deslumbra el diáfano arrebol, su faz la luna y su semblante el sol, y más, cielos, y más, cuando de fuentes y aves al compás, 225 oigo a su dulce música decir
Ella y música Venid, mortales, venid, s
queréis no serlo y eternos vivir...
MUERTE ¿Cómo, métrico engaño, puede ser vivir eterno cuando da a entender 230 tu numerosa cláusula vocal que habla con el mortal? Pues, si es mortal, ¿cómo eterno le anuncia tu canción? Mortal y eterno ¿no es contradición que implica? ¿Sí? Pues, ¿cómo, cómo oí...235
Ella y música ... que aquí está la Vida, puesto que está aquí quien, muriendo, a la Muerte ha de destruir?
MUERTE Pero mal, ¡ay de mí!, podré apurar mi duda yo, si llego a reparar que el edificio que mis ojos ven 240 rasgo es de aquella gran Jerusalén que vio en el aire Juan, a quien de esposa el atributo dan, que al tálamo feliz desciende ataviada Emperatriz. 245 ¿Cómo, si ya quité la vida a aquella que la esposa fue, a otra con fausto igual previenen uno y otro arco triunfal en esta nueva sombra recebir? 250 Mas ¡ay, cuánto es en vano discurrir, si en tanta confusión, es de Dios, que no es mía, mi razón! Y así, pues discurrir no me tocó, dígamela quien sepa más que yo. 255 ¡Ah del lóbrego horror de esa profunda fábrica inferior del mundo, cuyo vil seno, poblado de sepulcros mil, sólo un sepulcro es! 260 ¡Ah del abismo! ¡Ah del Pecado! Pues hija tuya nací, atiende.

Página 7 de 48
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: