A secreto agravio, secreta venganza (Pedro Calderón de la Barca) Libros Clásicos

Página 23 de 55

consejos y pareceres?
¿No fuera mejor, si fuera
que se mudaran las suertes,
y que don Juan me animase
y Leonor me detuviese?
Sí, mejor fuera, mejor.
Pero ya que el cargo es éste,
hablemos en el descargo:
vaya, que el honor no quiere
por tan sutiles discursos
condenar injustamente.
¿No puede ser que Leonor
tales consejos me diese,
por ser noble como es,
varonil, sagaz, prudente,
porque quedándome yo,
mi opinión no padeciese?
Bien puede ser pues me dice
que da en consejo, y lo siente.
¿No puede ser que don Juan,
que me quedase dijese
por parecerle que estaba
excusado, y parecerle
que es dar disgusto a Leonor?
Sí, puede ser. Y ¿no puede
ser también que este galán
mire a parte diferente?
Y apretando más el caso,
cuando sirva, cuando espere,
cuando mire, cuando quiera,
¿en qué me agravia ni ofende?
Leonor es quien es y yo
soy quien soy; y nadie puede
borrar fama tan segura
ni opinión tan excelente.
Pero sí puede (¡ay de mi!)
que al sol claro y limpio siempre,
si una nube no le eclipsa,
por lo menos se le atreve,
si no le mancha, le turba,
y al fin, al fin le oscurece.
¿Hay, honor, más sutilezas
que decirme y proponerme?
¿Más tormentos que me aflijan,
más penas que me atormenten,
más sospechas que me maten,
más temores que me cerquen,
más agravios que me ahoguen
y más celos que me afrenten?
No. Pues no podrás matarme,
si mayor poder no tienes;
que yo sabré proceder

Página 23 de 55
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: