La Aventura de Charles Augustus Milverton (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 8 de 18

Mañana se cumple el plazo y si no conseguimos las cartas esta noche, ese canalla cumplirá su palabra y le destrozará la vida. Así pues, o abandono a mi cliente a su suerte o tengo que jugar esta última carta. Entre nosotros, Watson, se trata de una competición deportiva entre ese Milverton y yo. Como ha podido ver, él ha salido ganando en los primeros asaltos, pero mi amor propio y mi reputación me obligan a luchar hasta el final. -En fin, no me gusta, pero supongo que no queda más remedio -dije-. ¿Cuándo salimos?
-Usted no viene.
-Entonces, usted tampoco. Le doy mi palabra de honor, y no he faltado a ella en mi vida, de que cogeré un coche e iré directo a la comisaría a denunciarle, a menos que me permita compartir con usted esta aventura.
-Usted no puede ayudarme.
-¿Cómo lo sabe? No puede saber lo que va a suceder. En cualquier caso, mi decisión ya está tomada. No es usted el único que tiene amor propio e, incluso, reputación.
Al principio, Holmes pareció molesto, pero luego desarrugó la frente y me palmeó el hombro.
-Muy bien, querido camarada, que sea como usted dice. Hemos compartido el mismo alojamiento durante años, y tendría gracia que acabáramos compartiendo la misma celda. ¿Sabe, Watson? No me importa confesar que siempre he tenido la impresión de que habría podido ser un delincuente muy eficaz. Esta es la oportunidad de mi vida en ese sentido. ¡Mire! -sacó de un cajón un bonito maletín de cuero v lo abrió, dejando ver una buena cantidad de herramientas relucientes-. Este es un equipo de ladrón de primera clase y último modelo, con palanqueta niquelada, cortacristales con punta de diamante, llaves adaptables y todos los adelantos modernos que exige el progreso de la civilización. Y aquí tengo mi
linterna sorda. Todo está preparado. ¿Tiene usted un par de zapatos silenciosos?
-Tengo zapatillas de tenis con suela de goma.
-Excelente. ¿Y antifaz?
-Puedo hacer un par con seda negra.
-Veo que tiene usted una fuerte disposición natural para este tipo de cosas. Muy bien; haga usted los antifaces. Tomaremos un poco de cena fría antes de salir. Ahora son las nueve y media. A las once tomaremos un coche más o menos hasta Church Row. Desde allí hay un cuarto de hora de camino hasta Appledore Towers.

Página 8 de 18
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: