La aventura del fabricante de colores retirados (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 7 de 16

Nada de eso hizo usted.
-Aún estoy a tiempo.
-Ya ha habido quien lo ha hecho. Gracias al teléfono y a la ayuda de Scotland Yard, suelo conseguir los datos esenciales sin salir de esta habitación. A decir verdad, los informes que he recibido confirman el relato de ese hombre. Tiene fama en aquel barrio de ser un tacaño y también un marido brutal y exigente. También es cierto que guardaba. una importante suma de dinero en su cámara fuerte. E igualmente que el joven doctor Ernest, hombre soltero, jugaba al ajedrez con Amberley, y hacía, probablemente, el tonto con la mujer de éste. Todas esas cosas parecen sin complicaciones, y uno se siente tentado a pensar que ya no hay nada mas decir, ¡y sin embargo!
-¿Dónde ve usted las dificultades?
-Quizá sólo están en mi imaginación. Bien. Watson, dejémoslo ahí. Escapemos de este fatigoso mundo de la rutina diaria por la puerta lateral de la. música. Esta noche canta Carina en el Albert Hall, y disponemos aun tiempo para vestirnos, cenar y disfrutar.
Me levanté por la mañana temprano, pero algunas migajas de tostada y dos cascaras vacías de huevo me anunciaron que mi compañero había madrugado todavía más que yo.
Encima de la mesa encontré estas líneas:
"Querido Watson: Deseo establecer uno o dos puntos de contacto con mister Josiah Amberley. Cuando lo haya hecho pondremos de lado este caso, o lo seguiremos. Lo único que le pido es que esté usted a mano a eso de las tres de la tarde, porque bien pudiera ser que yo le necesitase.
S. H."
No volví a ver a Holmes hasta esa hora, en que regresó serio, preocupado y ensimismado. En momentos así era preferible dejarle abandonado a sí mismo.
-¿Ha venido por aquí Amberley?
-No.
-¡Ah! Es lo que estoy esperando.
No se vio defraudado, porque el viejo llegó en ese momento, con expresión de contrariedad y desconcierto en su cara severa.
-Mister Holmes, he tenido un telegrama, y no sé qué pensar del mismo.
Se lo alargó a Holmes, y éste leyó en voz alta:
«Venga en seguida y sin falta. Puedo darle información acerca de su pérdida reciente. ELMAN, La Vicaría.»
-Impuesto a las dos y diez minutos en Little Purlington -dijo Holmes-. Little Purlington está en Essex, según creo, no lejos de Frinton.

Página 7 de 16
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: