El espanto de la cueva de Juan Azul (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 18 de 19

Los campesinos habían tomado en sus manos el asunto, y desde primeras horas de la mañana estaban trabajando arduamente para cerrar la boca del túnel. Al principio de la bocamina hay una pendiente muy marcada y por ella muchas manos voluntarias se dedicaron a dejar caer grandes cantos de roca, hasta que la cueva quedó absolutamente tapiada. De esa manera concluye el episodio que ha despertado encontradas opiniones por toda esta zona. Por un lado, hay gentes que hacen notar el mal estado de salud del doctor Hardcastle, dejando entrever la posibilidad de que lesiones cerebrales de origen tuberculoso hayan sido las causantes de extrañas alucinaciones. Según estos señores, el doctor se vio empujado por alguna idea fija a meterse por el túnel, bastando la hipótesis de una caída entre las rocas para explicar sus heridas. Por otro lado, desde hace meses circulaba la leyenda de que existía un ser extraño dentro de la cueva, y los campesinos encuentran la corroboración definitiva de esa leyenda en el relato del doctor Hardcastle y sus heridas. Tal es la situación en que se encuentra el asunto, y en ella seguirá, porque no creemos que exista ya solución definitiva del problema. Una explicación científica de los hechos que se alegan está fuera del alcance del ingenio humano.
Quizá el Courier hubiera debido enviar a su representante a entrevistarse conmigo antes de publicar ese suelto. Yo he meditado en el asunto como nadie ha tenido ocasión de hacerlo, y es muy posible que pudiera solventar algunas de las dificultades más inmediatas que ofrece el relato llevándolo a un punto más fácil de ser aceptado por la ciencia. Voy, pues, a dejar constancia de la única explicación que me parece válida en lo que a mí me consta sobre una serie de hechos reales, porque lo he pagado a buen precio. Quizá mi teoría resulte disparatada e improbable; pero nadie podrá al menos, aventurarse a afirmar que es imposible.
Mi punto de vista -formado, como puede verse, por mi diario, antes de mi aventura personal- es que existe en esta parte de Inglaterra un gran mar o lago subterráneo, alimentado por gran número de arroyos cuyas aguas penetran a través de la piedra caliza. En todo lugar donde existe un gran caudal de agua almacenada, se produce también alguna evaporación, con nieblas o lluvia, y una posibilidad de vida vegetal. Esto sugiere a su vez la existencia de alguna vida animal, originada, al igual que la vegetal, de semillas y de tipos de seres vivos que surgieron en algún período primitivo de la historia del mundo, cuando resultaba más fácil la comunicación con la atmósfera exterior.

Página 18 de 19
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: