La Nueva Revelación. El Espiritismo (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 9 de 132


He dado el cuadro sinóptico de una comunicación para mostrar la clase de resultados que obteníamos, aunque en el caso presente se trate de uno de los que se muestran más favorables, tanto en amplitud como en coherencia. Ello demuestra que no es justo decir -como sostienen tantos críticos- que sólo se reciben comunicaciones desatinadas. Aquí no hay desatino alguno, a no ser que llamemos de este modo todo lo que no se adapte a nuestras ideas preconcebidas. Pero, por otra parte, ¿qué prueba teníamos de la veracidad de esas revelaciones? Yo no veía ninguna, y por ello estas revelaciones me desorientaban. Ahora, gracias a una experiencia mayor, observo que la misma clase de informaciones había sido facilitada a numerosos individuos desconocidos unos de los otros, y en diversos países. Creo que la concordancia de los testimonios constituye, como en todas las investigaciones, un argumento en favor de la verdad. En aquellos años yo no podía conciliar semejante concepción del mundo futuro con mis propias ideas filosóficas, por lo que me limité a dejarla consignada incidentalmente.
Continué con mis lecturas, anotando en todo momento la gran cantidad de testigos que podían invocarse y la minuciosidad de las observaciones realizadas. Esto me impresionaba mucho más que los fenómenos en sí que tenían lugar en torno mío. Fue por entonces, o poco después, que leí una obra de Jacolliot sobre los fenómenos ocultos en la India. Jacolliot era presidente del Tribunal de la colonia francesa de Chandernagor; era un espíritu empapado en la jurisprudencia, pero, en particular, se hallaba prevenido contra el Espiritismo. Tomó parte en una serie de experimentos realizados con faquires que tuvieron confianza en él por su carácter simpático y porque hablaba la lengua de ellos. En su obra El Espiritismo en la India describe las numerosas precauciones que tomó con el fin de eliminar todo género de fraude. Para abreviar su larga historia diré que encontró en aquel medio cada uno de los fenómenos del mediumnismo europeo avanzado, todas las cosas de las que Home, por ejemplo, ha sido instrumento. Fue iniciado en la suspensión etérea de los cuerpos, en el manejo del fuego, en hacer mover objetos a distancia, en la levitación de los veladores. La explicación que daban los faquires de la producción de esta fenomenología era que recibían sus facultades de los Pitris -o Espíritus-, y la única diferencia entre sus procedimientos y los nuestros parecían ser que recurrían más a la evocación directa.

Página 9 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: