La Nueva Revelación. El Espiritismo (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 12 de 132

Y el conjunto de estas conjeturas me parecía contener los primeros elementos de un sistema científico y brindar la oportunidad de poder clasificar lo que había sido una simple colección de hechos confusos y más o menos inconexos.
Por este mismo tiempo tuve ocasión de participar en un experimento interesante por haber sido designado, junto a otros dos delegados, por la Sociedad de Investigaciones Psíquicas, para pasar la noche en una casa embrujada. Se trataba de un caso de poltergeist, es decir, un caso en el que se oían golpes y ruidos incomprensibles, muy parecidos a los acaecidos a la familia del reverendo John Wesley, de Epworth, en 1726, o también al de la familia Fox, en Hydesville, condado de Rochester, en 1848, que motivó investigaciones que fueron el punto de partida del Espiritismo moderno. Nada sensacional caracterizó a nuestra misión la cual, sin embargo, no fue completamente estéril en sus resultados. La primera noche no se produjo ningún incidente, en tanto que en la segunda percibimos ruidos tremendos, semejantes a los que ocasionarían golpeando una mesa con un palo. Por supuesto, nos habíamos rodeado de las más elementales precauciones, pero no podíamos explicarnos la causa de aquel estrépito. En aquellos momentos no hubiéramos podido asegurar que no se nos estuviera haciendo una broma sumamente ingeniosa. No obstante, la cosa no paso de eso.
Unos años después, sin embargo, me encontré con un miembro de la familia que habitaba aquella casa, y me dijo que después de nuestra visita se habían encontrado en el jardín los restos de un niño, enterrados, según los cálculos realizados, desde hacía mucho tiempo atrás. Se reconocerá que esto era muy notable. Las casas embrujadas son raras, y las que tienen un jardín en el que se hallan enterrados restos humanos no lo son menos, según nuestro parecer. El hecho de que estas circunstancias excepcionales se hayan encontrado reunidas en una misma casa, seguramente constituye un argumento en favor de la autenticidad del fenómeno. Es oportuno recordar que, en lo que concierne a la familia Fox, en el sótano de su casa también se hallaron restos humanos que serían tal vez la prueba de haberse cometido un crimen, aunque no llegó a probarse de haber sido cometido en un tiempo cercano. Yo estoy seguro que si la familia Wesley hubiera podido entablar conversación con su perseguidor, habría llegado a descubrir el motivo de tal acción, lo que parecería demostrar que si una existencia hubiese sido abreviada violentamente, la personalidad de la víctima habría querido manifestarse de un modo extraño y malévolo.

Página 12 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: