La Nueva Revelación. El Espiritismo (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 13 de 132

Más tarde tuve la oportunidad de enfrentarme con un caso semejante, cuyo relato se encontrará al final de este libro (véase Anexo III: El refugio Cheritón).
Desde este período hasta el de la guerra seguí consagrando las horas de ocio, de una existencia ocupadísima, al estudio atento de esta cuestión. Asistí, entre otras, a una serie de sesiones que produjeron resultados asombrosos, incluso materializaciones -o apariciones- visualizadas en una semi oscuridad. Como poco después se descubrió que el médium engañaba a los presentes, tuve que renunciar
a considerar estas sesiones como probatorias, lo que me permite añadir, pues es menester ponerse en guardia contra las suposiciones demasiado fáciles y ligeras, que muchos médiums -como Eusapia Paladino-, han podido incurrir en fraude cuando no se lograban los resultados buscados, mientras que en otras circunstancias no ha podido ponerse en duda la autenticidad de la existencia de sus facultades fuera de lo común. El mediumnismo, en sus manifestaciones más vulgares, es una facultad puramente física -sin ninguna relación con la moralidad- que a veces puede ser intermitente y no ser controlable a voluntad. Eusapia Paladino fue descubierta, por lo menos en dos oportunidades, realizando fraudes burdos y estúpidos en el curso de largos exámenes relativos a todo género de pruebas a que la sometieron comisiones científicas integradas por los especialistas más eminentes de Francia, Italia e Inglaterra. No obstante, preferí prescindir en mis observaciones de todo lo que se refiriera a experimentos realizados con un médium desacreditado, pues opino que los fenómenos físicos que se producen en la oscuridad pierden forzosamente su valor si no van acompañados además de comunicaciones demostrativas.
Los que nos critican tienen la costumbre de pretender que si no se recurre a los testimonios de los médiums sospechosos se carece de la mayor parte de las pruebas que nosotros mencionamos. Pero este argumento es totalmente inexacto. Hasta la fecha del incidente que acabo de relatar yo no había tratado con ningún médium profesional y, sin embargo, había reunido un cierto número de pruebas. El más eminente de todos los médiums, Daniel Dunglas Home, obtiene los fenómenos en pleno día. Se ha prestado a todas las pruebas posibles y jamás se le ha podido acusar de superchería. Lo mismo ocurre con otros muchos. No deja de ser justo objetar, por otra parte, que cuando un médium se presta a mostrarse públicamente como medio para llamar la atención, accediendo a los requerimientos de investigadores y reporteros ávidos de cosas sensacionalistas, cuando se ocupa de operaciones oscuras y engañosas que le obligan a defenderse ante jurados y jueces que, por regla general, no saben una palabra de lo que son las manifestaciones en cuestión, sería en verdad excepcional que tal hombre saliera de ese apuro sin provocar un escándalo.

Página 13 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: