La Nueva Revelación. El Espiritismo (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 44 de 132

Casi todas las mujeres son médiums no ejercitados. Deberá probarse su facultad por medio de la escritura mediúmnica. También en esto es necesario observar la mayor prudencia, a causa de los desengaños que podríamos infligirnos a nosotros mismos. Todos estos experimentos deben intentarse con un espíritu de respeto y de piedad. Quienes proceden con seriedad no dejarán de tener éxito, pues en el Más Allá otros esfuerzos análogos secundarán a los suyos.
No todo el mundo es partidario de las comunicaciones con los Espíritus, pues alegan que pueden impedir el progreso de éstos. Esto no se ha demostrado en modo alguno. Antes al contrario, los Espíritus declaran que se sienten ayudados y confortados por sus relaciones con quienes les aman. Pocas páginas conozco yo más conmovedoras en su elocuente sencillez que aquellas con las que Raymond describe las impresiones de los jóvenes que piden comunicaciones con sus padres y expresan que la ignorancia y la pesadumbre de éstos es un obstáculo perpetuo para la realización de su deseo. "Decís que la idea de la muerte de vuestros hijos os es muy penosa -declaraba-; pero todavía más penoso me resulta a mí oír decir a estos jóvenes que nadie trata de hablarles. Esto lastima a todo mi ser".
Ante todo hay que cultivar la literatura que trata esta cuestión y que ha sido demasiado desdeñada, no sólo por los materialistas, sino también por los creyentes. Saturaos de esta gran verdad. Familiarizaos con su evidencia irrefutable. Poned de lado a los fenómenos en sí. Asimilad la elevada enseñanza de obras como After Death o Spirit Teachings, de Stainton Moses. Podrían llenarse bibliotecas con todas las producciones que tratan de este vasto problema. Aunque de valor desigual, todas son, no obstante, de un nivel superior al común. Ensanchad y espiritualizad vuestros pensamientos; mostrad los resultados de ellas en vuestra manera de vivir. El olvido de sí es la piedra de toque del perfeccionamiento moral. Considerad -no como un artículo de fe, sino como un hecho tan palpable como los objetos que hieren vuestras miradas- que nos encaminamos hacia otra vida en la que todo será felicidad y que lo único que puede impedir o retrasar a ésta es la locura y el egoísmo padecidos en los efímeros años de la vida terrena.
Conviene repetir que si esta Revelación les parece destructiva a quienes aceptan los dogmas del Cristianismo con una rigidez extrema, produce un efecto opuesto en los pensadores, tan numerosos en nuestro tiempo, que han llegado a considerar la estructura del Cristianismo como un grave error.

Página 44 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: