La Nueva Revelación. El Espiritismo (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 49 de 132

No ha muerto: sólo se halla ausente. «He comparado el estilo y las expresiones usadas en las referidas cartas con mi modo de escribir. He adquirido cierta notoriedad colaborando en varias revistas, y no «
existe ninguna semejanza entre estas cartas y mis escritos .
En este caso se halla una evidencia más que completa, por lo que remito al lector al libro citado.

III EL REFUGIO CHERITÓN
Una página más atrás he aludido a una caso reciente de poltergeist, es decir, un caso en el que un Espíritu malévolo suscita nuestra atención mediante ruidos y alboroto. Estas entidades parecen pertenecer a una categoría poco evolucionada y hallarse más cerca de las condiciones terrestres que ninguna otra de las que conocemos. Este materialismo comparativo las coloca en el último grado de la escala de los Espíritus y no nos hace desear entrar en contacto con ellos. No obstante, adquieren cierto valor cuando se manifiestan mediante esos groseros fenómenos que atestiguan y nos obligan a observar que existe más de una forma de vida en el Universo. Estas fuerzas que confinan con la Tierra han excitado la curiosidad general en varias épocas y en distintos lugares. A este género de prodigios pertenecen las persecuciones de los Mesley, en Epworth, el tambor de Tedworth, las campanas de Bealing, etcétera, que sorprendieron a todo el mundo durante cierto tiempo. Cada uno de estos casos era una agresión de esas fuerzas desconocidas contra la vida humana. Luego vinieron casi simultáneamente los acontecimientos de Hydesville en América, los de Cideville en Francia, que fueron tan manifiestos, razón por la cual no pudieron pasar desapercibidos y sirvieron de punto de partida a ese movimiento moderno que, basándose en el raciocinio, partió de las cosas pequeñas para llegar a las grandes, desarrolló sus conclusiones y las puso en orden, yendo de los fenómenos a los mensajes, para dar a esta religión los cimientos más sólidos que se conocen. Es por ello que, a pesar de su apariencia vulgar y estúpida, estas extrañas manifestaciones han sido fértiles en consecuencias y merecen, por lo tanto, nuestra respetuosa aunque prudente atención.
Muchas de estas manifestaciones se han producido en los últimos años en diversos puntos del planeta. La prensa no ha dejado de relatarlas en un tono más o menos burlón, convencida, evidentemente, de que la palabra fantasma desacreditaba al hecho y ponía término a la discusión.

Página 49 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: