El signo de los cuatro (Arthur Conan Doyle) Libros Clásicos

Página 39 de 107

Y junto a él estaba ese curioso instrumento con cabeza de piedra. ¿Cómo encaja todo esto en su teoría?
-La confirma en todos los aspectos -dijo pomposamente el obeso policía-. La casa está llena de curiosidades indias. Thaddeus debió de subir este chisme. Y si esta astilla es venenosa, Thaddeus puede haberla usado para matar tan bien como cualquier otro. El papel es una tomadura de pelo, una pista falsa, probablemente. El único problema es: ¿cómo se marchó? Ah, claro, hay un agujero en el techo. Con sorprendente agilidad, dado su tamaño, trepó por la escalerilla y se escurrió en el desván; un instante después, oímos su voz jubilosa, anunciando que había encontrado la trampilla.
-A veces encuentra algo -comentó Holmes, encogiéndose de hombros- . De cuando en cuando tiene algún chispazo de razón il n´y a pas des sots si incomodes que ceux qui ont de l’ésprit!
-¿Lo ven? -dijo Athelney Jones, reapareciendo escalera abajo-. A fin de cuentas, los hechos valen más que las teorías. Se confirma mi opinión del caso. Hay una trampilla que da al tejado, y está medio abierta.
-La abrí yo.
-¿Ah, sí? Conque se había fijado, ¿eh? -parecía un poco decepcionado por la noticia-. Bueno, la viera quien la viera, ya sabemos por dónde escapó nuestro caballero. ¡Inspector!
-¿Sí, señor? -respondieron desde el pasillo.
-Dígale al señor Sholto que venga para acá. Señor Sholto, es mi deber informarle de que cualquier cosa que diga podrá utilizarse en contra suya. Queda usted detenido en nombre de la reina, por participación en la muerte de su hermano.
-¡Ya está! ¿No se lo dije? -exclamó el pobre hombre, extendiendo las manos y mirándonos a Holmes y a mí.
-No se preocupe, señor Sholto -dijo Holmes-. Creo que puedo comprometerme a librarle de esta acusación.
-No prometa demasiado, señor teórico, no prometa demasiado -cortó el policía-. Podría resultarle más difícil de lo que cree.
-No sólo le libraré de la acusación, señor Jones, sino que voy a hacerle a usted un regalo: le voy a dar, completamente gratis, el nombre y la descripción de una de las dos personas que estuvieron aquí anoche. Tengo toda clase de razones para creer que se llama Jonathan Small. Es un hombre sin estudios, pequeño y ágil; le falta la pierna derecha y lleva una pata de palo que está desgastada por la parte de dentro.

Página 39 de 107
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: