Cómo lograr el éxito (Dale Carnegie) Libros Clásicos

Página 25 de 208

El aislamiento es un tónico maravilloso que da equilibrio y claridad al pensamiento. Te da la oportunidad de reflexionar sobre quién eres y qué es importante para ti. Más que nada la soledad te proporciona el medio mental de calma y serenidad que hace que las soluciones superconcientes broten de tu mente completamente maduras y sin faltarles ningún detalle.
Si nunca lo has intentado, la forma más sencilla de practicar el aislamiento es buscar un sitio silencioso y sentarse allí sin moverse por espacio de una hora, sin beber café, no tomar notas, no fumar, no escuchar música, ni hacer cualquier cosa. Debes limitarte a sentarte tranquilamente durante toda una hora..
La mayoría de las personas nunca se han sentado a propósito solas con ellas mismas durante un tiempo. Si ésta es la primera vez que cultivas el aislamiento, encontrarás la experiencia extremadamente difícil. En los primeros veinticinco o treinta minutos tendrás unas ganas casi irresistibles de levantarte y moverte de un lado para otro. Te será casi imposible estarte sentado sin moverte. Pero si tienes el suficiente autocontrol para aguantar durante treinta minutos, sucederá algo notable: empezarás a sentirte tranquilo, relajado y en paz contigo mismo. Te sentirás feliz y reconciliado con el mundo.
Más tarde en un momento determinado, sentirás un río de energía creativa manando de ti. Empezarás a tener ideas y pensamientos para ser de forma inmediata más feliz y más efectivo. En el momento oportuno, la respuesta que necesitas a tu problema más acuciante aflorará en tu mente. Te darás cuenta de ello inmediatamente. Cuando termine tu período de aislamiento y pongas en práctica la solución que durante el mismo se te ocurrió, te darás cuenta de que es exactamente lo que tenías que hacer. Es casi como si esta solución ideal hubiese sido presentada ante ti por una fuerza esotérica; aunque bien mirado, eso es lo que ha sucedido.
El tercer modo de precipitar la actividad superconciente es visualizando tu objetivo como si ya lo hubieras conseguido. Créate una imagen mental clara y exacta del objetivo o del resultado que quieres alcanzar. Recréate en esta imagen las veces que haga falta hasta que sea acatada como una orden por tu subconsciente y sea remitida a tu mente superconciente para su realización.

Página 25 de 208
 

Paginas:
Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: