Cómo lograr el éxito (Dale Carnegie) Libros Clásicos

Página 57 de 208

Descubrimos que el asociarse con las personas positivas es una de las influencias que desencadenan un desempeño pico, es una de las garantías de que se volverá un gran éxito, y no podrá hacerlo si simplemente se asocia consigo mismo.
Otra forma de influir su mente, muy importante: Comience cada día bien. Esto está basado en el hecho de que las dos veces del día cuando está más sugestionable, cuando su mente subconsciente está más abierta a nueva información, es por la noche antes de irse a dormir y por la mañana. Estos son los dos momentos en que su mente consciente está más relajada y su subconsciente está más alerta y debe usar estas veces lo que llamamos oportunidad en clave de programación, para meter nueva información en su mente y esto es lo que sugerimos que haga, es muy poderoso, antes de dormirse por la noche alimente su mente con un arroyo de mensajes consistente con lo que quiere ser y tener y hacer al día siguiente. Es decir, prográmese para el día siguiente, como si programara una computadora. La mejor costumbre es proceder así: me acuesto, cierro los ojos y digo: Me levanto por la mañana, tiempo presente, y me siento perfecto, me levanto por la mañana y me siento perfecto, me levanto por la mañana y me siento muy bien, lleno de energía, pienso que mañana va a ser un gran día y así cuando se levante por la mañana lo primero que dirá, el primer pensamiento que programará en su computadora subconsciente es «me siento perfecto», sonría y diga «me siento perfecto», aunque se sienta muy mal, diga «me siento perfecto». La mente subconsciente no distingue la diferencia entre un hecho real y uno que Usted imagina vívidamente. Si repite «me siento perfecto» muy fuerte, inténtelo, «me siento perfecto», la mente subconsciente creerá que tal vez se siente perfecto y le aseguro que le dará un golpe de energía y lo despertará y aclarará su mente antes de que tome su café.
La segunda cosa que debe hacer por la mañana es comenzar el día bien, leyendo de treinta a sesenta minutos, levántese más temprano para leer, algo que sea motivacional, que sea causa o razón de inspiración, algo que sea educativo, algo que anime su mente, lo que llamamos proteína mental, no periódicos, ni revista, ni TV, ni radio, levántese por la mañana, siéntese y lea algo muy bueno para sí mismo, lea material espiritual cada mañana y a esto se le llama la hora de oro.

Página 57 de 208
 


Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: