Cómo lograr el éxito (Dale Carnegie) Libros Clásicos

Página 97 de 208

El único cambio al que tememos es el cambio que puede dejarnos peor de lo que estábamos.
Y esto nos lleva a la segunda clave del establecimiento de metas: El área de excelencia, que dice que todo el mundo tiene talentos que rotan alrededor del promedio. Somos mejores cocinando, peores en matemáticas, mejores para comunicarnos, peores para vender, mejores para hablar, peores en historia, o sea todos tenemos talentos en alguna parte que están dentro de un rango excepcional, que cada ser humano tiene un área de excelencia en la que es en extremo capaz y puede encontrarla. Estas son las personas que tienen genio en ciertas áreas y uno de los más grandes trabajos de la vida adulta es encontrar su área de excelencia y llevar todo su corazón y su alma, en su área de excelencia y volverse muy bueno en esa área donde tenga cualidades y habilidades únicas. Por ejemplo, veamos tres claves críticas para su área de excelencia: Atención, Interés y Absorción.
Atención: Las cosas que mantienen su atención son muy buen indicador de donde puede estar su área de excelencia. Sobre que le gusta leer, sobre que le gusta hablar, que le gusta pensar, que le gusta estudiar, que le gusta aprender más.
Interés: En que está interesado, que lo ha extasiado o ha sido fascinado para Usted toda su vida. A veces nos programamos en forma interna para estar interesados y para tratar de lograr las cosas que son mejores para nosotros.
Absorción: En que podría absorberse por completo su atención cuando está trabajando en ello, está pensando en ello, está leyendo sobre ello, que absorbe por completo su atención.
Entonces las tres claves (Atención, interés y absorción) para encontrar su área de excelencia y una de las áreas más importante de responsabilidad en la vida, es buscar nuestra área de excelencia y hasta que lo haga y se comprometa con ello, podrá lograr su máximo potencial. Todo el mundo tiene un área de excelencia.
La clave número tres: acres de diamante, que viene de la historia de un viejo granjero que pasó su vida buscando diamantes en Africa, vendió su granja, empacó todo, se fue a buscar diamantes y se quedó sin dinero y al final murió pobre y sin nadie a su lado y mientras allá en su granja el nuevo dueño descubrió uno de los diamantes más grandes de la historia.

Página 97 de 208
 


Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: