El ricachón en la corte (Moliere) Libros Clásicos

Página 24 de 54

JOURDAIN. -Creo que sí; pero podemos ver mis anotaciones. Aquí está... Una entrega de doscientos luises.
DORANTE. -Es Verdad.
JOUP-DAIN. -Otra entrega de ciento veinte.
DORANTE. -Sí.
JOURDAIN. -En otra ocasión, ciento cuarenta.
DORANTE. -Tenéis razón.

JOURDAIN. -Estas tres partidas suman cuatrocientos sesenta luises, o sean cinco mil sesenta libras.
DORANTE. -La cuenta está exacta. Cinco mil sesenta libras.
JOURDAIN. -Mil ochocientas treinta y dos libras a vuestro plumajero.
DORANTE. -¡Justo!
JOURDAIN. -Dos mil setecientas ochenta libras a vuestro sastre.
DORANTE. -¡Cabal!
JOURDAIN. -Cuatro mil trescientas setenta y nueve libras, doce sueldos y ocho dineros al especiero.
DORANTE. -Doce sueldos y ocho dineros: esa es la cuenta justa.
JOURDAIN. -Por último, a vuestro guarnicionero, mil setecientas cuarenta y ocho libras, seis sueldos y cuatro dineros.
DORANTE.-Todas las partidas son exactas. Y ¿ascienden a... ?
JOURDAIN. -Suma total, quince mil ochocientas libras.
DORANTE. -¡Justo, justo! ¡Quince mil ochocientas libras! ... Agregad ahora doscientos doblones que me vais a dar y tendremos diez y ocho mil francos en cuenta redonda, que os pagaré en la primera ocasión.
MADAMA JOURDAIN (Bajo, a su marido.) -¿Qué?... ¿Me he equivocado?
JOURDAIN (Bajo a su mujer.) -¡Dejadme en paz!
DORANTE. -¿Si os contraría el entregarme esa suma?...
JOURDAIN. -De ningún modo...
MADAMA JOURDAIN (Bajo, a Jourdain). -Este hombre te toma por una vaca de leche.
JOURDAIN (Bajo, a, su esposa). -¡Callad!
DORANTE. -Repito que si os incomoda iré a buscar ese piquillo a otra parte.
JOURDAIN. -No, señor.
MADAMA JOURDAIN (Bajo, a su marido). -¡No estará satisfecho hasta que os haya arruinado!
JOURDAIN (Bajo, a su mujer). -¿No os callaréis?
DORANTE. -Si os ocasiona la menor dificultad, no tenéis más que decírmelo...

JOURDAIN. -Nada de eso, señor.
MADAMA JOURDAIN (Bajo, a Jourdain). -¡Es un verdadero truhán!
JOURDAIN (Bajo, a su mujer). -¡Silencio, os digo!
MADAMA JOURDAIN. -¡Os chupará hasta el último maravedí!
JOURDAIN. -¿Pero no os callaréis?
DORANTE. -Son muchas las personas a quienes podría recurrir y que me anticiparían con gusto cuanto les pidiera; pero, siendo vos mi mejor amigo, he supuesto que me lo llevaríais a mal si me dirigiera a cualquier otro.

Página 24 de 54
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: