Las Mujercitas se casan (Louisa May Alcott) Libros Clásicos

Página 89 de 229


-¡Querida!.. ¿Ir a servir en esa enorme casa de pensión?... -La señora de March pareció sorprendida aunque no de] todo disgustada.
-No sería servir exactamente, ya que la señora Kirke es amiga tuya... Es la persona más buena que darse pueda. Estoy segura que me haría fáciles las cosas. Su familia está separada del resto de, los pensionistas y no hay nadie ahí que me conozca. Y aunque lo hubiera, se trata de un trabajo honesto y no me avergonzaría de hacerlo.
-Naturalmente. Tampoco a mí, pero, ¿y tu trabajo de siempre?, ¿no vas a escribir más?
-Creo que mejoraría con el cambio. Voy a ver y a oír cosas nuevas, y aun si allí no tuviese mucho tiempo
para escribir, a mi vuelta traería montones le materia¡ para mis "tonterías".
-No lo dudo, pero, ¿acaso son ésas las únicas razones para este antojo repentino?
-No, madre.
-¿Puedo saber cuáles son las otras?
Jo levantó la vista y dijo muy lentamente y poniéndoce colorada:
-Puede que lo creas vanidad de mi parte y puede también que esté equivocada, pero me parece... me parece que... Laurie se está aficionando demasiado a mí.
-¿Entonces tú no lo quieres del modo que es evidente y él está empezando a quererte a ti? -La señora parecía inquieta al hacer la pregunta.
-¡Que Dios me ampare, no! ... Lo quiero muchísimo, como siempre lo he querido, y estoy enormemente orgullosa de él, pero otra cosa... no, ¡ni pensar! -Me alegra de saberlo, Jo
-¿Y por qué te alegras, si se puede saber, mamita?
-Porque, querida, no creo que te convenga él a ti, ni tú a él. Como amigos, ¡magnífico! ... se llevan estupendamente y las frecuentes peleas que tienen pronto pasan, pero me temo que ambos se rebelarían si estuviesen unidos por la vida como marido y mujer. Son demasiado parecidos y demasiado enamorados de su libertad, sin contar que ambos tienen genio vivo y voluntad fuer te, para poderse llevar bien juntos en una relación que necesita de infinita paciencia y tolerancia, además de amor.
-Eso es precisamente lo que yo pienso, sólo que no sabía expresarlo tan bien como lo haces tú. Me alegro que creas que sólo está empezando a quererme porque me afligiría mucho causar su infelicidad,´ pues por más que quisiera no podría enamorarme del querido muchacho sólo por gratitud, ¿no te parece, mamá?

Página 89 de 229
 


Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: