La lucha con el demonio (Stefan Zweig) Libros Clásicos

Página 31 de 203

La poesía (y éste es el fondo de la ideología de Hölderlin) es una necesidad del universo, no la ha creado el cosmos: ha sido creada con él. Los dioses no crean a los poetas como crearían un juguete, sino como una necesidad imperiosa:
Cansados los dioses de su inmortalidad,
necesitan un algo: el heroísmo, la humanidad.
Necesitan de los humanos, porque los dioses
carecen de conciencia de su mismo existir.
Si puedo decirlo así, necesitan que alguno
les revele la verdad de su misma existencia.
Los dioses necesitan de los poetas, pero también los humanos experimentan la falta de los
... vasos sacros que conservan el vino
de la vida, el alma de los héroes...
Por ellos se aplana el dualismo eterno del universo, el elemento de arriba con el elemento inferior; ellos solamente resuelven la desarmonía en el acorde de la unidad, por cuanto
... las ideas del espíritu común se complementan
callando en el alma del poeta...
Por esto el poeta, figura ungida y a un tiempo maldita, surgido del mundo, pero lleno de divinidad, está colocado entre los hombres y los dioses y está llamado a contemplar lo divino para ofrecerlo a los mortales en imágenes adecuadas a la vida terrenal. El poeta procede de entre lo humano, pero sirve a la divinidad; su obra es un apostolado, una misión; escalera melodiosa por la que baja al mundo lo divino. Solamente gracias al poeta la humanidad puede vivir simbólicamente en sus tinieblas lo divino. Como en el misterio de la Misa, en el poeta los humanos consumen la hostia y beben el vino, cuerpo y sangre de lo infinito. Y es por ello que el poeta está ungido sacerdotalmente y debe cumplir su voto de pureza.
Este es el mito que constituye para Hölderlin el eje espiritual del universo: nunca vaciló su fe en lo sagrado de la poesía y de allí su esencia religiosa y sacramental. Todas las poesías de Hölderlin comienzan por una elevación. Apenas su alma se dirige a la poesía, olvida todo su ser para tornarse el mensajero que el poder de Dios envía a los mortales. La "voz divina", el "anunciador del heroísmo" o, como afirma en otro lugar, la "lengua del pueblo" ha de necesitar la elevación en su palabra, figura sacramental y pureza personal, como es propio de un apóstol de Dios.

Página 31 de 203
 

Paginas:
Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: