La peste escarlata (Jack London) Libros Clásicos

Página 43 de 66

veraniega. Pero los torbellinos de humo de aquel mundo en llamas seguía
velando el cielo con una densa cortina tras la cual el siniestro sol no
era otra cosa que un disco muerto de un rojo sanguinolento. A lo largo de
varios días no habíamos ido habituando a aquel sol de sangre. Pero el humo
nos dañaba la nariz y los ojos, que teníamos enrojecidos y lagrimeantes.
>>Orientamos nuestra marcha hacia el sudeste, cruzando las millas
inacabables y llenas de vegetación de los alrededores de la ciudad, en
donde se sucedían en forma ininterrumpida residencias encantadoras o
soberbias.
>>Avanzamos con dificultad y lentitud. Las mujeres y los niños, sobre
todo, nos retrasaban. Entonces, ¿sabéis, hijitos?, todos habíamos perdido
más o menos el hábito de andar. Teníamos demasiados vehículos a nuestra
disposición. Yo volví a aprender a andar después de la peste. pero
entonces era como los demás.
>>Avanzábamos pues lentamente, ajustando cada cual su paso al de los demás
para mantener la cohesión del grupo. Los saqueadores eran ya menos
numerosos. Muchas de aquellas bestias carroñeras habían muerto. Pero los
que quedaban eran todavía una perpetua amenaza para nosotros.
>>muchas de las hermosas residencias ante las que pasábamos estaban
intactas. No nos olvidábamos de visitar sus garajes, con la esperanza de
encontrar más automóviles o gasolina. Pero no tuvimos suerte. Todo lo que
podía ser útil se lo habían llevado ya.
>>En el curso de esos registros perdió la vida Calgan, un simpático joven.
Lo mató un saqueador oculto detrás de un arbusto. Esa muerte fue el último
accidente de esa especie. Todavía hubo otro animal que disparó a propósito
contra nosotros. Pero tiraba tan estúpidamente, cegado por una furia
demente que pudimos abatirlo antes de que nos hubiera causado ningún daño.

>>En Fruitval, uno de los sitios más hermosos de las afueras, la peste
escarlata atacó t a uno de nosotros. La víctima fue el profesor Fairmead.
en cuanto se dio cuenta de que estaba apestado, nos hizo entender por

Página 43 de 66
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: