El caso del baile de la Victoria (Agatha Christie) Libros Clásicos

Página 13 de 13

De esto se deducía que el cadáver no estaba entonces tendido en el suelo. Tenía forzosamente que estar oculto en cualquier parte y por ello se me ocurrió que debía ser detrás de una cortina. Davidson arrastró el cadáver hasta allí y más adelante, después de llamar la atención en el palco, lo sacó y abandonó definitivamente el baile. Este paso fue uno de los más hábiles que dio. ¡Es muy listo!
Pero en los ojos verdes de Poirot leí lo que no osaba expresar:
-¡No tan listo, sin embargo, como Hércules Poirot!

Página 13 de 13
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: