La casa del ídolo de Astarté (Agatha Christie) Libros Clásicos

Página 12 de 12

Me llegó en forma de carta escrita por Elliot Haydon. En ella me decía que siempre imaginó que yo sospechaba de él. Dijo que fue víctima de una tentación repentina. El también amaba a Diana Ashley, pero era sólo un pobre ahogado que luchaha por abrirse camino. Quitando a Richard de en medio y heredando su título y hacienda, veía abrirse ante él un futuro maravilloso. Sacó la daga de su cinturón al arrodillarse junto a su primo, se la clavó y la devolvió a su sitio, y luego se hirió él mismo para alejar sospechas. Me escribió la noche antes de partir con una expedición al Polo Sur, por si no regresaba. No creo que tuviera intención de regresar y sé que, como ha dicho miss Marpie, su crimen no le proporcionó ningún beneficio. «Por espacio de cinco años -me escribió- he vivido en un infierno. Espero que por lo menos pueda expiar mi crimen muriendo con honor»

Hubo una pausa.
-Y murió con honor -dijo sir Henry-. Ha cambiado usted los nombres de los personajes de su historia, doctor Pender, pero creo reconocer al hombre al que usted se refiere.
-Como les dije -terminó el clérigo-, no creo que esta confesión explique todos los hechos. Sigo pensando todavía que en aquel bosque había algo maligno, una influencia que impulsó a Elliot Haydon a cometer su crimen. Incluso ahora no puedo recordar sin estremecerme la Casa del Idolo de Astarté.


FIN





Página 12 de 12
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: