Las manzanas (Agatha Christie) Libros Clásicos

Página 167 de 184

Completamente loca. ¿A qué viene todo eso?
-Ya lo sabremos a su debido tiempo, me parece. ¿Quién de los dos es el loco verdaderamente? ¿Él o yo?
-¿Él? ¿A quién se refiere usted?
-A Hércules Poirot, naturalmente -respondió la señora Oliver.
3
Hércules Poirot se hallaba en una habitación de un edificio londinense, charlando con cuatro hombres. Uno de ellos era el inspector Timothy Raglán, quien exhibía su rostro de póquer y su expresión respetuosa, como siempre que se encontraba en presencia de sus superiores. El segundo acompañante era el superintendente Spence. El tercero era Alfred Richmond, condestable jefe del condado. En el cuarto se veía un individuo de grave aspecto, perteneciente a la oficina del fiscal. Todos miraban a Hércules Poirot atentamente, sopesando sus palabras con cuidado.
-Parece estar usted muy seguro de lo que dice, monsieur Poirot.
-Lo estoy, en efecto. Hay detalles que me reafirman en mis opiniones.
-Los móviles parecen muy complejos, si me permite realzar tal circunstancia.
-No hay nada de complejo en realidad. Todo es difícil de ver por el mismo hecho de su sencillez.
-Dispondremos de una prueba concluyente -anunció el inspector Raglán para combatir el escepticismo de su oponente-. Por supuesto, si hubo error en este asunto.
-Ding, dong dell, no pussy´s in the Well´ -respondió Hércules Poirot-. ¿No es eso lo que quiere usted significar?
-Bien. Tiene usted que convenir conmigo en que se trata solamente de una suposición por su parte.
-Hay cosas que apuntan claramente a lo que yo sostengo. Una chica desaparece... Y no existen muchas causas probables determinantes de su desaparición. Lo primero que se piensa es que se ha ido con algún hombre. Después viene lo de imaginarse que ha muerto. Todo lo demás, aparte de estas dos causas, suele ser muy traído por los pelos, no dándose prácticamente en la vida real.
-¿No puede someter a nuestra consideración otros puntos, monsieur Poirot?
-Sí. He estado en contacto con una firma muy conocida que se dedica a la venta de fincas. Sus directores son amigos míos, hallándose especializados en la adquisición de bienes inmuebles en las Indias Occidentales, el Egeo, el Adriático y el Mediterráneo, aparte de otros sitios. Sus clientes, habitualmente, como es natural, son ricos. He aquí una operación realizada por ellos que quizá merezca su interés.
Poirot mostró a sus oyentes un papel plegado.
-¿Y usted cree que esto guarda relación con lo otro?

Página 167 de 184
 



Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: