Las manzanas (Agatha Christie) Libros Clásicos

Página 178 de 184

.. Pues bien, yo creo haberla visto ya.
-¿Y qué me dice de Michael Garfield? No podían juntarse unos elementos más dispares para formar una pareja.
-He ahí una pareja interesante: lady Macbeth y Narciso, una combinación nada habitual.
-Lady Macbeth... -murmuró la señora Oliver, pensativa.
-Fue una hermosa mujer... Nos la presentaron eficiente, competente, una administradora nata; una buena actriz, inesperadamente. Se mostró ella así, en realidad. Debiera usted haberla oído lamentar la muerte del pequeño Leopold, sollozando largamente, con un pañuelo completamente seco entre las manos...
-Repulsiva.
-Usted recordará que quise conocer qué personas de Woodleigh Common resultaban, en su opinión, agradables o desagradables.
-Recuerdo muy bien su pregunta. ¿Estaba Michael Garfield enamorado de ella?
-A mí me parece que Michael Garfield no quiso nunca a nadie. Se amó siempre a sí mismo, si acaso. Quería entrar en posesión de una buena fortuna... Cuánto más dinero hubiese por en medio, mejor. Quizá creyera al principio que podría influir en la señora Llewellyn-Smythe hasta el extremo de lograr que hiciese un testamento a su favor... Pero la anciana no pertenecía a ese tipo de mujeres.
-¿Qué me dice acerca de la falsificación? Todavía no he comprendido del todo ese punto de la historia. ¿A dónde se iba a parar con eso?
-Todo fue muy confuso al principio. Se habló con exceso de la falsificación... Sin embargo, considerando la cuestión con detenimiento, el propósito estaba claro. No tiene usted más que pensar en lo que sucedió para comprenderlo.
Todo el dinero de la señora Llewellyn-Smythe fue a parar a Rowena Drake. El codicilo exhibido había sido falsificado de una manera tan evidente que cualquier abogado podía verlo. Los expertos darían lugar a que fuese rechazado, manteniéndose en vigor el testamento original. Como el esposo de Rowena Drake había muerto recientemente, aquélla se convertía en la heredera universal de la anciana señora Llewellyn-Smythe.
-Pero, ¿qué hay del codicilo que la mujer de la limpieza atestiguó?
-Yo supongo que la señora Llewellyn-Smythe descubrió que Michael Garfield y Rowena Drake se hallaban unidos por otros lazos que no eran los de la amistad... Es posible que este asunto se iniciara antes de la muerte del esposo. Irritada, la anciana redactó un codicilo, como apéndice de su testamento, dejándoselo todo a la chica au pair. Probablemente, la muchacha puso a Michael al corriente de esto... Abrigaba la esperanza de convertirse en su esposa.
-Yo pensé que a quien quería ella era a Ferrier.

Página 178 de 184
 



Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: