Las Indias Negras (Julio Verne) Libros Clásicos

Página 7 de 132

conocía el se-creto del capataz, puesto que invalidaba la invitación dirigida al ingeniero
para acudir al pozo Yarow.
¿Sería pues, exacto que la primera carta no tuviese ya objeto? ¿Se querría impedir a
Jacobo Starr que se pusiese en camino, útil o inútilmente? ¿No habría una malévola in-
tención que tuviera por bjeto destruir los proyectos de Simon Ford?
Esto fue lo que penso Jacobo Starr después de una madura reflexión. La contradicción
que existía entre las dos cartas, no consiguió sino avivar su deseo de ir a la mina Dechart.
Por otra parte, si en todo esto no había más que una mistificación, más valía asegurarse
de ello.
Pero le parecía que convenía dar más crédito a la primera carta que a la segunda, es
decir, a la petición de un hombre como Simon Ford, que el aviso de su contradictorio
anónimo.
" En verdad, puesto que se pretende influir sobre mi resolución, se dijo, es que la
comunicación de Simon Fórd debe tener una inmensa importancia. Mañana estaré en el
sitio de la cita, y a la hora convenida."
Cuando llegó la noche, Jacobo Starr hizo sus preparativos de viaje. Como podía suceder
que su ausencia se prolongase algunos días, previno por medio de una carta a Sir W.
Elphiston presidente del Instituto Real, que no podría asistir a la próxima sesión de la
sociedad; y se quitó también de encima dos o tres negocios que debían ocuparle en la
semana. Y después de haber dado las órdenes a su criado, y de haber preparado su saco
de viaje, se acostó más impresionado quizás de lo que convenía al asunto.
Al día siguiente a las cinco saltaba de la cama, se vestía, abrigándose, porque caía una
lluvia muy fría y dejaba su casa de la calle de Canongate, para ir a tomar en el muelle de
Granton el vapor, que en tres horas sube el Forth hasta Stirling.
Por primera vez quizá, Jacobo Starr, al atravesar la calle de Canongate, que es la
principal de Edimburgo, no se volvió para dirigir una mirada a Holyrood, palacio de los
antiguos soberanos de Escocia. No vio, ante su puerta, a los centinelas, con el antiguo
traje escocés, jubón de tela verde, capilla de cuadros y escarcela de piel de cabra con

Página 7 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: