Las Indias Negras (Julio Verne) Libros Clásicos

Página 10 de 132

Charleston, donde se exporta la cal de las canteras de lord Elgin. Por fin la campana del
Príncipe de Gales señaló la estación de Combrie-Point.
El tiempo era malísimo. La lluvia, azotada por una brisa violenta se pulverizaba en
medio de esas ráfagas de viento que pasan como trombas.
Jacobo Starr no dejaba de sentir alguna inquietud. ¿Habría acudido el hijo de Simon
Ford a la cita? Sabía por experiencia que los mineros, acostumbrados a la calma profunda
de las minas. sufren menos que los obreros o los labradores esas grandes inclemencias de
la atmósfera. Desde Callander a la boca Dochart y al pozo Yarow se contaba una
distancia de 4 millas. Ésta era la razón que podía retardar, en cierta medida, al hijo del
viejo capataz. Sin embargo, al ingeniero le preocupaba más el temor de que la segunda
carta hubiera hecho inútil la cita dada en la primera. Éste era, si hemos de decir verdad.
su mayor cuidado.
En todo caso, si Harry Ford no se encontraba allí a la llegada del tren de Callander,
Jacobo Starr estaba decidido a ir solo a la mina; y si era preciso hasta el pueblo de
Aberfoyle. Allí tendría sin duda noticias de Simon Ford, y sabría donde residía el
capataz.
Entre tanto el Príncipe de Gales continuaba levantando grandes olas con sus ruedas. No
se veían las dos orillas del río, ni la aldea de Crombie, ni Toryburn, ni Torry-house, ni
Newmills, ni Carrindenhause, ni Harkgrange, ni Salt-Paus a la derecha. El puertecito de
Bowness, el puerto de Grangemonth, formado en la embocadura del canal de Clyde,
desaparecían en la húmeda niebla. Culzoss, el antiguo pueblo y las ruinas de su abadía de
Citeaux; Kinkardine y sus canteras de construcción, en las cuales hizo escala el vapor;
Ayrth-Castle y su torre cuadrada del siglo XIII; Clackmanman y su castillo edificado por
Roberto Bruce, tampoco eran visibles al través de los rayos oblicuos de la lluvia.
El Príncipe de Gales se detuvo en el embarcadero de Alloa para dejar algunos viajeros.
Jacobo Starr sintió que se oprimía su corazón al pasar después de diez años de ausencia,
cerca de este pueblecito, centro de la explotación de importantes minas carboniferas, que
niantenían una gran población de trabajadores. Su imaginación le llevaba a aquel

Página 10 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: