Las Indias Negras (Julio Verne) Libros Clásicos

Página 19 de 132

población minera animaba aquel territorio por encima y por debajo del suelo. Los grandes
carros de carbón pasaban constantemente noche y día. Los rails, ahora enterrados en sus
traviesas podridas, se estremecían bajo el peso de los vagones. Ahora el camino de piedra
y de tierra sustituia poco a poco a los tranvías de explotación. Jacobo: Starr creía
atravesar un desierto.
El ingeniero miraba, pues, en su derredor con tristes ojos. Se detenía con frecuencia
para tomar aliento. Escuchaba. El aire no transmitía ya lejanos silbidos, ni el ruido
anhelante de las maquinarias. En el horizonte no se veía ni uno de esos vapores
negruzcos, que el industrial ve con placer mezclados con grandes nubes. Ninguna
chimenea cilíndrica o prismática arrojaba humo, después de haberse alimentado en el
depósito mismo; ningún tubo de escape arrojaba su vapor blanco, como el soplo de sus
pulmones. El suelo, ennegrecido en otro tiempo por el polvo del carbón, tenía una
limpieza a que no estaba acostumbrada la vida de Jacobo Starr.
Cuando el ingeniero se detenía, Harry Ford se detenía también. El joven minero
esperaba en silencio. Conocía muy bien lo que pasaba en el alma de su compañero, y par-
ticapaba de su emoción. El hijo de la mina, cuya vida había transcurrido en las
profundidades de aquel suelo.
-¡Sí, Harry, todo está cambiado! dijo Jacobo Starr. ¡Pero a fuerza de sacarlos, preciso
era que los tesoros de hulla se agotasen alguna vez! ¡Tú te acuerdas con pena de ese
tiempo!
-Sí, señor Starr, respondió Harry. El trabajo era duro, ¡pero interesaba como toda
lucha!
-Sin duda, hijo mío. La lucha constante, el peligro de los desprendimientos, de los
incendios, de las inundaciones, del grisu , que hieren como el rayo. ¡Era preciso estar
preparado y combatir estos peligros! Dices bien. ¡Era la lucha, y por consiguiente la vida
de emociones!
-Los mineros de Alloa han tenido más fortuna que los de Aberfoyle, señor Starr.
-Sí, Harry, respondió el ingeniero.
-En verdad, exclamó el joven, es sensible que todo el globo terráqueo no esté
únicamente compuesto de carbón. ¡Habría habido para millones de años!
-Sin duda, Harry, pero es preciso confesar que la naturaleza ha sido previsora,
formando nuestro esferoide más principalmente de gres, de calcáreas, de granito, que no

Página 19 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: