Las Indias Negras (Julio Verne) Libros Clásicos

Página 39 de 132


-En efecto, señor Starr. ¡Allí es donde nuestros azadones arrancaron el último pedazo
de hulla del depósito! ¡Lo recuerdo como si fuese ahora mismo! ¡Yo fui quien dio este
último golpe, que resonó en mi pecho más violentamente que en la roca! ¡Ya no había
más que arena o esquistos a nuestro alrededor; y cuando el vagón de cargo rodó hacia el
pozo de extracción le seguí con el corazón conmovido, como se sigue el entierro de un
pobre! ¡Me parecía que se iba con él el alma de la mina!
La gravedad con que el viejo capataz pronunció estas palabras, impresionó al ingeniero,
que estaba dispuesto a participar de tales sentimientos. Los mismos que los del marino
qué abandona su buque desamparado, los del noble que ve arruinarse la casa de sus
antepasados, Jacobo Starr estrechó la mano de Simon Ford. Pero a su vez éste tomó la
mano del ingeniero, y oprimiéndolá fuertemente, dijo:
¡Ese día nos equivocamos todos! No. ¡La mina no estaba muerta!, ¡No era un cadáver
que los mineros abandonaban! ¡Me atrevo a aseguraros, señor Starr, que su corazón late
todavía!
-¡Hablad, Simon! ¿Habéis descubierto . un nuevo filón? preguntó el ingeniero, que no
fue dueño de contenerse. ¡Ya lo sabía! ¡Vuestra carta no podía significar otra cosa! ¡Una
noticia que darme, y en la mina Dochart! ¿Qué hubiera podido interesartne más que el
descubrimiento de una capa carbonífera?...
-Señor Starr, respondió Simon Ford, no he querido indicarlo a nada más que a vos.
-Habéis hecho muy bien, Simon, Pero, decidme, ¿cómo, por qué medios hábéis
adquirido la seguridad?...
-Escuchadme, señor Starr, respondió Simon Ford. No es un depósito lo que yo he
encontrado...
-¿Pues qué es?
-Es solamente la prueba de que ese depósito.
¿Y es prueba? ...
¿Podéis creer que se desprende el carburo de hidrógeno de las entrañas del suelo, si no
hay hulla que lo produzca?
-No, ciertamente, respondió el ingeniero. Sin carbono no hay carburos. No hay efecto
sin causa. . .
-¿Como no hay humo sin fuego!
-¿Y habéis demostrado de nuevo la presencia del hidrógeno protocarbonádo?...
Un minero veterano no se dejaría engañar, respondió Simon Ford, ¡He reconocido a
nuestro antiguo enemigo: el carburo!
-¡Pero, y si fuese otro gas! dijo Jacobo Starr. El carburo es casi inodoro, incoloro.

Página 39 de 132
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: