La República (Platón) Libros Clásicos

Página 230 de 377


-Exactamente.
-Porque es un hombre sórdido -dije yo- que en todo busca la ganancia; un amontonador de tesoros de aquellos a los que, por cierto, ensalza el vulgo. ¿No será así el hombre semejante a un tal sistema?
-Por mi parte -dijo- así lo creo; en todo caso, no hay nada más precioso que las riquezas ni para esa ciudad ni tampoco para esa clase de hombre.
-Es que, según creo -dije yo-, el tal no ha atendido jamás a educarse.
-Me parece que no -dijo-, pues en otro caso no habría elegido a un ciego [L706]como director de su coro y objeto de su mayor estima.
-Bien -dije-. Ahora considera lo siguiente. ¿No diremos que, por falta de educación, hay en él apetitos zanganiles, propios los unos de un mendigo, los otros de un malhechor, y que a todos ellos los contiene por la fuerza su interés dirigido hacia otras cosas?
-Efectivamente -dijo.
-¿Sabes, pues -dije-, adónde has de mirar para ver sus malas tendencias?
-¿Adónde? -dijo.
-A las tutorías de los huérfanos o a cualquier otra cosa semejante en que les acontezca el gozar de gran libertad para ser malos.
-Cierto.
-¿Y acaso no resulta con ello evidente que lo que hace el tal en los demás negocios, en los que goza de buena reputación por su apariencia de hombre justo, es contener, por una especie de prudente violencia con que se domina a sí mismo, otras malas pasiones que hay en él, a las cuales no las convence de que ello no está bien ni las amansa con razones, sino que las reprime por la fuerza y gracias al temor que le hace temblar por el resto de su fortuna?
-Ciertamente -dijo.
-Ahora bien, mi querido amigo -dije yo-, será, ¡por Zeus!, siempre que se trate de gastarlo ajeno cuando descubras que en la mayoría de ellos existen esos apetitos propios del zángano.
-Así es -dijo-, indudablemente.
-No dejará, pues, de haber disensiones en la propia alma de un tal hombre; y, no habiendo ya unidad en ella, sino dualidad, prevalecerán por regla general los mejores deseos contra los peores.
-Así es.
-Y por eso es, creo yo, por lo que el tal presentará una apariencia más decorosa que muchos otros; pero habrá volado muy lejos de él la genuina virtud de un alma concertada y armónica.
-Tal me parece.
-Y será, por su tacañería, un competidor de poco cuidado para los particulares que en la ciudad se disputen alguna victoria o cualquier otra distinción honrosa, porque no querrá gastar dinero para conseguir gloria en esa clase de certámenes, ya que no se atreve a despertar los apetitos pródigos ni a pedirles que le ayuden como aliados en su lucha; combate, pues, solamente con una parte de sus fuerzas, a la manera oligárquica, y así es derrotado las más de las veces, pero sigue siendo rico.

Página 230 de 377
 


Grupo de Paginas:                   

Compartir:




Diccionario: