La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades (Anónimo) Libros Clásicos

Página 24 de 72

oraciones. Cuando no me cato, veo en figura de panes, como dicen,
la cara de Dios dentro del arcaz. Y, abierto, díjele:
"Yo no tengo dineros que os dar por la llave, mas tomad de
ahí el pago."
El tomó un bodigo de aquéllos, el que mejor le pareció, y
dandome mi llave se fue muy contento, dejándome más a mí.
Mas no toqué en nada por el presente, porque no fuese la
falta sentida, y aun, porque me vi de tanto bien señor, parecióme
que la hambre no se me osaba allegar. Vino el mísero de mi amo, y
quiso Dios no miró en la oblada que el ángel habia llevado.
Y otro día, en saliendo de casa, abro mi paraíso panal, y
tomo entre las manos y dientes un bodigo, y en dos credos le hice
invisible, no se me olvidando el arca abierta; y comienzo a
barrer la casa con mucha alegría, pareciéndome con aquel remedio
remediar dende en adelante la triste vida. Y así estuve con ello
aquel día y otro gozoso. Mas no estaba en mi dicha que me durase
mucho aqueldescanso, porque luego al tercero día me vino la
terciana derecha.
Y fue que veo a deshora al que me mataba de hambre sobre
nuestro arcaz volviendo y revolviendo, contando y tornando a
contar los panes. Yo disimulaba, y en mi secreta oración y
devociones y plegarias decía:
"!Sant Juan y ciégale!"
Después que estuvo un gran rato echando la cuenta, por días
y dedos contando, dijo:
"Si no tuviera a tan buen recaudo esta arca, yo dijera que
me habían tomado de élla panes; pero de hoy más, solo por cerrar
la puerta a la sospecha, quiero tener buena cuenta con ellos:

Página 24 de 72
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: