Mucho ruido y pocas nueces (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 41 de 57

Tal sucederá con Claudio. Cuando oiga que ella ha muerto víctima de sus palabras, el recuerdo de su vida se deslizará dulcemente en su imaginación, y cada preciado órgano de su existencia se ofrecerá a sus ojos y alcance de su alma revestido de mayor encanto, más delicadamente tangible y animado de vida que cuando alentaba de veras. Entonces le invadirá el sentimiento (si alguna vez asentó el amor en su hígado), y deseará no haberla acusado, no, aunque crea todavía en la verdad de su acusación. Obrad así, y no dudéis que el éxito dará a los acontecimientos un giro mejor aún del que yo me atrevo a proponer. Pero aunque todos nuestros planes resultaran fallidos, la suposición de que la dama ha muerto sofocará el escándalo de su infamia, y si no salen bien, siempre os queda el recurso de tenerla oculta (como convenga mejor a su reputación herida), en una vida reclusa y religiosa, lejos de todas las miradas, de todas las lenguas y de todos los espíritus e injurias.
BENEDICTO.-Signior Leonato, atended el consejo del monje. Y aunque sabéis la gran intimidad y afecto que me unen al príncipe y a Claudio, juro no obstante, por mi honor, que he de obrar en todo con tanto sigilo y leal-tad como vuestra alma obraría con vuestro cuerpo.
LEONATO.-En el dolor en que estoy sumergido, el menor hilo puede guiarme.
FRAILE.-Hacéis bien en consentir. A la tarea inmediatamente. A extraños
males, extraños remedios. Vamos, señora, morid para vivir. Tal vez este día

nupcial no ha sido sino aplazado. Paciencia y resignación. (Salen el FRAILE,
HERO y LEONATO.)
BENEDICTO.-Señora Beatriz, ¿habéis llorado todo este tiempo?
BEATRIZ.-Sí, y lloraré más tiempo aún.
BENEDICTO.-No lo quisiera.
BEATRIZ.-No tenéis razón. Lloro generosamente.
BENEDICTO.-Tengo la convicción de que vuestra bella prima ha sido

calumniada.

BEATRIZ.-¡Ah! ¡Cuán acreedor se haría a mi gratitud el hombre que la
rehabilitase!
BENEDICTO.-¿Hay algún medio de daros esa prueba de amistad?
BEATRIZ.-El medio existe, pero no el amigo.
BENEDICTO.-¿Puede servir un hombre?
BEATRIZ.-Es oficio de hombre, pero no para vos.
BENEDICTO.-Nada quiero en este mundo sino a vos. ¿No es cosa extraña?
BEATRIZ.-Tan extraña para mí, como cosa que ignoro. Con la misma facilidad

podría decir yo que nada quiero tanto como a vos. Pero no me creáis. Y, sin
embargo, no miento.

Página 41 de 57
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: