A vuestro gusto (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 44 de 57

Te aseguro, Aliena, que no puedo estar sin Orlando ante mis ojos. Voy a buscar la sombra y a suspirar hasta que él vuelva.

ESCENA II
Otra parte del bosque
(Entran JAQUES y señores en traje de monteros)
JAQUES.- ¿Quién mató al ciervo
LORD 1.-Yo, señor
JAQUES.- Presentémosle al duque como un con
quistador romano; y no vendría mal el ponerle lo
cuernos del ciervo sobre la cabeza, como lauro d

victoria. ¿No tenéis, montero, alguna canción ade
cuada al asunto
LORD 2. - Sí, señor

JAQUES.- Cantadla, y no importa que desafinéis
con tal que metáis bastante ruido

CANCIÓN
¿Qué dar al monter
que mató al venado
Brindémosle el cuero
los cuernos también
para que con ésto

adorne su sien. y llevémosle en triunfo a su casa y entonémosle así el parabién.
CORO
No te avergüences un cuerno: naciste mucho más tarde que él. De padre en hijo fue adorno eterno; de suegro en yerno,
no hay más segura luna de miel
¡Pues viva el cuerno
¡Fuerte y lozano

¡No lo desprecies
llévalo, hermano! (Salen.

ESCENA III
El bosque
(Entran ROSALINDA Y CELIA)
ROSALINDA.-Y ahora ¿qué decís? ¿No han dado ya as dos? Pues de Orlando, nada.
CELIA.- Te aseguro que, convertido todo él en amor y turbado el cerebro, ha tomado su arco y sus flechas y se ha ido a dormir. Pero mira quién viene.
(Entra Sillvio.)
SILVIO.- Hermoso joven, para vos es mi recado. Mi gentil Febe me pidió entregaros esto. (Dándole una carta.) Ignoro su contenido; pero a lo que pre-sumo por el adusto ceño y vehemente acción que mostraba al escribirla, debe ser de tenor colérico. Perdónadme: no soy más que mensajero sin culpa. ROSALINDA.- La paciencia misma se violentaría y saldría de juicio con esta carta. Soportad esto, y lo soportaréis todo. Dice que no tengo ni gallardía ni buenos modales; me llama orgulloso y asegura que no me amaría así fueran los hombres tan raros cor­no el fénix. Pues tan singular es mi voluntad, que no es amor de ella el blanco de mis tiros. ¿De qué le viene el escribirme tales cosas? Vamos, pastor, va-mos: eres tú quien le ha sugerido esta carta. SILVIO.- No, no. Protesto ignorar el contenido. Es Febe quien la escribió. ROSALINDA.- Vamos, sois un tonto y enamorado de remate.

Página 44 de 57
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: