El Rey Lear (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 50 de 75

nos vuelven confiados y nuestras carencias
acaban siendo ventajas. ¡Ah, querido Edgar,
pasto de la ira de un padre engañado!
Si vivo para verte por el tacto
diré que vuelvo a tener ojos.
ANCIANO
¿Eh? ¿Quién va?
EDGAR [aparte]
¡Dioses! ¿Quién dice que he llegado a lo peor?
Ahora estoy peor que nunca.
ANCIANO
Es el pobre loco Tom.
EDGAR [aparte]
Y podría estar peor. No estamos en lo peor
mientras podamos decir que algo es lo peor.
ANCIANO
Tú, ¿dónde vas?
GLOsTER
¿Es un mendigo?
ANCIANO
Un mendigo loco.
GLOSTER
Pues le queda juicio, o no podría pedir.
Anoche, en la tormenta, uno como él
me hizo pensar que el hombre es un gusano.
Entonces mi hijo me vino al pensamiento,
pero mi pensamiento le negaba. Ahora sé más
Somos para los dioses como las moscas
para los chiquillos: nos matan por diversión.
EDGAR [aparte]
¿Cómo ha sucedido? Mala cosa es
tener que hacer el loco con el afligido,
para enojo propio y ajeno.
[Acercándose] ¡Los dioses te lo pagarán!
GLOSTER
¿Es el que va desnudo?
ANCIANo
Sí, señor.
GLOSTER
Entonces márchate. Por mí y nuestro afecto,
alcánzanos si quieres de aquí
a una o dos millas por el camino de Dover,
y trae alguna ropa para el pobre desnudo,
a quien le pediré que me guíe.
ANCIANO
Pero, señor, ¡si está loco!
GLOSTER
Es un mal de este mundo que los locos
guíen a los ciegos. Haz lo que te digo
o haz lo que te plazca. Sobre todo, vete.
ANCIANO
Pase lo que pase, le traeré
la mejor ropa que tenga.

Sale.

GLOSTER
¡Eh, tú, el que va desnudo!
EDGAR
El pobre Tom tiene frío.
[Aparte] No puedo seguir fingiendo.
GLOSTER
Ven aquí, amigo.
EDGAR
[aparte] Pero he de seguir.

Página 50 de 75
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: