Sueca

Página 2 de 2

6.Vocabulario Específico

  • Antihorario: Dícese del sentido de juego contrario al de las agujas del reloj.
  • Arrastrar: Jugar carta de triunfo como carta de salida de la baza.
  • Asistir: Jugar carta del mismo palo que la de salida.
  • Bandera: Resultado de un juego por el que una pareja gana todas las bazas de un juego de sueca. Se usa en la expresión dar una bandera: La pareja que da una bandera se anota cuatro juegos y, por tanto, gana la partida.
  • Baza: Grupo de cartas formado por una de cada jugador.
  • Cortar: Separar en dos montones las cartas después de barajarlas y antes de repartirlas.
  • Cruz: Dibujo que se hace para ir anotando los juegos ganados por las parejas en el curso de una partida de sueca; se hace dibujando puntos en los extremos de la cruz.
  • Dador: Jugador al que corresponde dar las cartas. El primer dador lo suele ser por sorteo; los sucesivos dadores lo son por turno.
  • Fallar: Jugar carta de triunfo cuando no se puede asistir en una baza. (No se falla cuando la carta de salida es de triunfo.)
  • Horario: Dícese del sentido que sigue la misma dirección que las agujas del reloj (de izquierda a derecha).
  • Mano: Dícese del jugador que tiene la salida en cada baza. También se refiere al conjunto de cartas de un jugador o a un juego parcial.
  • Mazo: Conjunto de cartas dispuesto para el juego.
    Salida: Carta inicial de una baza que juega el mano.
  • Triunfo: Cada una de las cartas del palo de triunfo, al que se da el valor especial de ganar a los otros tres palos de la baraja aunque la carta jugada sea de orden inferior. Entre las cartas del palo de triunfo se da la misma relación de orden que en los otros palos.


7.El Reparto de las cartas
La sueca se juega en el sentido de las agujas del reloj, es decir, de izquierda a derecha. Después de haber sorteado o elegido por cualquier sistema quién será el primer dador, el resto de jugadores dará por turno empezando por el de la izquierda.

El jugador de la izquierda del dador baraja las cartas y las da a cortar al de la derecha del dador. ?ste recoge las cartas y da diez -en un solo grupo- a cada jugador empezando por el de su izquierda. La carta inferior del mazo, que es también la última carta que se da a sí mismo el dador, se descubre para indicar el palo de triunfo.

También es posible dar las cartas en el sentido contrario al de las agujas del reloj. En este caso, el dador se da el primer grupo de cartas y la carta de muestra es la primera superior del mazo después del corte. A continuación da diez cartas a cada jugador, empezando por el jugador de su derecha y terminando con el de su izquierda.

8.El Palo de Triunfo
En cada juego de sueca hay un palo especial, denominado de triunfo, que tiene preferencia sobre los otros palos, es decir, las cartas del palo de triunfo ganan a las de los otros tres palos aunque sean de orden inferior.
El palo de triunfo se determina con la última carta del mazo después de cortar, si el reparto se hace en sentido horario, o la primera, si se reparte en sentido antihorario.

9.La Baza
Cada jugador, en su turno, juega sobre la mesa una de las cartas de su mano.
El jugador mano, que inicialmente es el jugador de la izquierda del dador y luego el ganador de cada baza, puede jugar cualquiera de sus cartas. Los otros jugadores, en su turno, han de jugar carta del mismo palo, si la tienen. Si no pueden asistir, es decir, jugar carta del mismo palo que el de salida, pueden jugar cualquier carta, sin que sea obligatorio fallar (jugar triunfo).

Una vez que cada jugador haya jugado una de sus cartas sobre la mesa se habrá formado una baza. Si en la baza hay una o más cartas de triunfo, gana la carta más alta del palo de triunfo. Si no hay triunfo, gana la carta más alta del palo de salida, aunque haya cartas más altas de otros palos.

El jugador que ha echado la carta ganadora recoge las cuatro cartas de la baza y las coloca boca abajo en un montón frente a él o frente a su compañero, ya que la puntuación es conjunta para los dos miembros de la pareja. Asimismo, este jugador se convierte en el mano para la siguiente baza, es decir, es el que sale a continuación.

10.Desarrollo
Después de haber determinado las parejas y el dador, se barajan las cartas, se reparten y se señala el palo de triunfo.
Cada jugador en su turno, siguiendo el sentido horario, echa una carta hasta que hay cuatro en la mesa -baza- y el ganador las recoge y sale en la siguiente. Una vez jugadas las diez bazas, cada pareja toma el montón de cartas ganadas y procede al recuento de sus puntos.

11.Puntuación y Anotación
El total de puntos de la baraja, en el juego de la sueca, es de 120. Si una de las parejas gana más de 60 se anota un juego. Para ganar la partida, una pareja ha de ganar cuatro juegos.

Si la pareja ganadora ha vencido sobrepasando los 90 puntos gana dos juegos. Si una pareja gana todas las bazas se dice que «da una bandera» y gana cuatro juegos de golpe y, por tanto, la partida. (Si una pareja gana 120 puntos, pero no todas las bazas, por haber perdido una o más bazas sin puntos, no da una bandera y sólo gana dos juegos, por haber superado los 90 puntos.)

Si cada pareja consigue 60 puntos se produce un empate y ninguna de las dos se anota nada, pero el punto del juego se lo anotará el ganador del siguiente, que lo añadirá a los que le correspondan en él. (Si este nuevo juego fuera otro empate, serían dos juegos los que estarían pendientes de anotación por parte del ganador del siguiente, y así de forma sucesiva, hasta que uno de los juegos fuera ganado por una de las parejas, que se anotaría un juego -si consigue de 61 a 90 puntos- o dos juegos -de 91 a 120, sin bandera- más todos los juegos pendientes de anotación.)

Las parejas no se anotan los puntos ganados, sino sólo una marca por cada juego. El modo usual de anotar es marcar unos puntos en los extremos de una cruz, por ejemplo:



El equipo «nosotros» ha ganado dos juegos y va por debajo de la pareja contraria, la «ellos», que ya tiene tres.

Página 2 de 2
 

Paginas: