Bouillotte Reglamentos: Juegos de Naipes

Página 2 de 2

8.Vocabulario Específico

  • Berlanga: Trío de cartas del mismo valor. La berlanga cuadrada es la formada por cartas del mismo índice que la carta descubierta por el dador después del reparto.
  • Palo de favor: El palo de mayor valor en puntos, considerando todas las cartas distribuidas a los jugadores.
  • Mejor punto: La carta más alta del palo de favor. Sólo es válida si su poseedor sigue en juego, es decir, no ha pasado.
  • Pasar: Abandonar la mano por no querer disputarla.
  • Puesta: Cantidad que los jugadores ponen sobre la mesa para quedarse o envidar.
  • Quedarse: Hacer una puesta para permanecer en juego sin abrir los envites.


9.El Dador
El primer dador del inicio de la partida lo es por sorteo. La tarea de dar las cartas irá pasando de jugador en jugador, siguiendo el orden en el que se dan las cartas, que es indiferente que sea de derecha a izquierda o de izquierda a derecha.


10.Puesta y Depósito
Al inicio de la partida, los jugadores convienen el valor de la puesta que el dador pondrá en el plato situado en el centro de la mesa en cada reparto de cartas.

Cada jugador suele iniciar la partida con un depósito o pozo de 30 tantos (cinco fichas de 5 tantos y cinco fichas de 1 tanto cada una). Suele convenirse que la puesta inicial sea de 1 tanto.

11.Inicio
Tras sortear el primer dador y acordar el valor de la puesta, el juego ya está listo para iniciarse. El dador da tres cartas, de una en una, a cada jugador.

A continuación, descubre la siguiente carta del mazo que deja sobre la mesa.

12.Desarrollo
Después de estudiar sus cartas, el dador tiene tres opciones: pasar (abandonar la mano sin disputarla), quedarse (no abandonar la mano, pero esperar a que otro jugador abra los envites) o envidar (hacer una puesta).

Si los cuatro jugadores pasan, la mano se anula y corre el turno de dar.

El dador abre los envites apostando cualquier cantidad que desee hasta la totalidad de su depósito o pozo. Los siguientes jugadores pueden abandonar la mano (pasar) o igualar la puesta del dador. Un jugador, después de igualar una puesta anterior, puede hacer una puesta superior.

Si el dador quiere quedarse pero no quiere abrir los envites, hace una puesta inicial igual a la acordada y pasa la opción de abrir los envites al jugador siguiente. Éste tiene ahora las tres opciones que tenía previamente el dador, pero los jugadores siguientes al dador, para poder quedarse, deben hacer una puesta igual a la del dador o a la del anterior jugador que se ha quedado aumentada en 1 tanto. Si un jugador se queda y los tres siguientes pasan, el que se ha quedado gana todas las puestas sin necesidad de disputar la mano.

Los envites siguen hasta que sólo queda un jugador que gana la mano o hasta que quedan igualados sin que ningún jugador quiera aumentarlos. Cuando sólo quedan dos jugadores, cualquiera de ellos puede pedir que se enseñen las cartas.

Esto obliga al otro jugador a igualar los envites si quiere jugar la mano, pero no puede aumentarlos. Cuando permanecen en el juego dos o más jugadores (si sólo hay uno, éste es el ganador sin necesidad de disputar la mano), el jugador que tiene la berlanga de más valor gana la mano. Si ninguno tiene berlanga, se establece el palo de favor y gana el jugador que tenga el mejor punto, si aún sigue en juego. Si éste ha pasado, gana el jugador que tiene la mano con cartas de más valor en puntos.

Página 2 de 2
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: