Bacarrá

Página 3 de 3

11. Inicio
Para que pueda iniciarse el juego es necesario que haya dos jugadores por paño, es decir, a cada lado de la mesa. Esta cifra mínima deberá mantenerse a lo largo de toda la partida.

El juego del bacarrá se inicia con la preparación del sabot por parte del croupier. Primero se sacan las cartas de los estuches y se colocan sobre la mesa para que todos los jugadores puedan comprobar que las barajas están completas. Después del recuento, se mezclan las cartas y se corta el mazo, en el que se intercala una carta-bloqueo o carta de detención de un color que permite diferenciarla de las demás, cuidando de que por debajo de ella queden al menos diez cartas (la aparición de esta carta señalará el final de la partida y no se podrá realizar ninguna jugada más, salvo la que se está llevando a cabo en ese momento). Finalmente, el mazo así preparado se coloca en el sabot.

A continuación se adjudicará la banca, bien por haberla comprado previamente un jugador o bien por subasta o sorteo entre los jugadores presentes en la mesa.



12. Desarrollo
Antes de las apuestas de los jugadores, el banquero entregará la cantidad en juego -en fichas- al croupier para su custodia.

A menos que haya un jugador que pida "banco", se realizarán las posturas en ambos paños, hasta que el croupier anuncie con la expresión "ya no va más", que ha terminado el tiempo de apostar.

Las apuestas colocadas sobre la línea que separa la zona del jugador de la zona de apuestas juegan la mitad. Las posturas colocadas sobre la línea que separa la zona de apuestas de un paño de la zona de otro paño juegan a los dos paños (apuesta a caballo); cuando la apuesta a caballo representa un número impar de unidades de apuestas, se considera que la fracción más alta corresponde al primer paño.

Tras finalizar las apuestas, el banquero extrae las cartas del sabot y las reparte en el siguiente orden: primer paño (derecha del banquero), segundo paño (izquierda del banquero) y banca dos cartas a cada uno de una en una. Las cartas son trasladadas hasta los jugadores a los que les corresponden por el croupier, que utilizará una pala para ello. Los jugadores examinarán sus cartas y procederán a abatir si tienen 8 o 9, se plantarán si tienen 6 o 7, pedirán carta con 0 -bacarrá-, 1, 2, 3 o 4, y, finalmente, con 5 tendrán libertad para plantarse o pedir, quedando exceptuados de esta regla los jugadores que pidan banco, quienes, excepto con un natural (8 o 9), pueden plantarse o pedir con la puntuación que estimen conveniente. En cualquier caso, abatan o no, deben dejar las cartas sobre la mesa. Existe la costumbre, no la obligación, de colocar las cartas cruzadas para indicar que no se quieren más o paralelas para pedir una tercera.

Una vez terminadas las jugadas de los jugadores en los dos paños (primero el de la derecha, luego el de la izquierda) le corresponde jugar al banquero. ?ste, para calibrar su jugada, no sólo deberá tener en cuenta si los jugadores han pedido o no tercera carta y la puntuación de ésta, sino también el montante de las apuestas de cada uno de los paños, ya que con puntuaciones distintas en uno a otro, deberá escoger contra cuál de los dos juega para calcular sus posibilidades. En este punto el bacarrá se hace un poco lento dada la complejidad de los cálculos que debe realizar el banquero para estimar la jugada que más le conviene.

El banquero puede pedir carta o plantarse, salvo que pida al croupier el cuadro de jugadas de la banca, en cuyo caso habrá de seguirlo siempre que indique lo mismo para los dos paños (T: pedir tercera carta; P: plantarse; 0: opcional).

Si no pide carta, el banquero descubre sus cartas y anuncia su punto. Pero también puede pedir una tercera carta y anunciar su punto después de recibida ésta.

Una vez que ha jugado el banquero, el croupier anuncia el punto y separa las cartas, que se echarán al cesto de las cartas usadas. (Al final de la talla, y si algún jugador lo solicita, se revisarán las cartas.) A continuación el croupier procede al pago de las posturas ganadoras y a la retirada de las perdedoras. Si el banquero gana en los dos paños, o su ganancia en uno es superior a la pérdida en el otro, el croupier ingresará la cagnotte o porcentaje del casino en la ranura correspondiente. Las ganancias del banquero pasarán a formar parte de la banca.

La mano siguiente se iniciará con el anuncio de la postura de la banca y la entrega al croupier para su depósito de las correspondientes fichas.

13. Jugadas de la Banca

A. puntuación total de las dos primeras cartas de la banca
B. puntuación de la tercera carta de la mano del jugador
--------------------------
A/B 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 0
0 t t t t t t t t t t t
1 t t t t t t t t t t t
2 t t t t t t t t t t t
3 t t t t t t t t p o t
4 p p t t t t t t p p t
5 p p p p o t t t p p t
6 p p p p p p t t p p p
7 p p p p p p p p p p p
--------------------------


14. Errores e Infracciones
Está prohibido extraer cartas del distribuidor antes de que el croupier señale la finalización del tiempo dedicado a las apuestas. Las cartas sacadas no podrán ser reintegradas al sabot y el jugador que haya cometido tal irregularidad estará obligado a seguir la jugada.

Toda carta que aparezca descubierta al ser extraída del sabot se considerará inservible y será retirada, sin que por ello los jugadores puedan disminuir o retirar sus apuestas.

La jugada será nula si en el transcurso de la distribución aparecen dos o más cartas pegadas.

Si alguna carta cae al suelo, sólo podrá ser recogida por el croupier o cualquier otro empleado del casino, tras lo cual se reanudará el juego y la carta en cuestión conservará su valor.

Cuando un jugador distinto del mano dé o tome cartas por error, la jugada se mantendrá en el caso de que ya se haya pronunciado, y en la jugada siguiente se pasarán las cartas al jugador al que correspondan.

Si las cartas del banquero o de alguno de los paños son arrojadas a la cesta sin haber sido mostradas, se considerará que su puntuación era de cero (bacarrá). Si esta falta es cometida por el croupier, las cartas serán recogidas y la puntuación reconstituida de acuerdo con el testimonio del jugador cuyas cartas han sido arrojadas a la cesta y de los otros jugadores que las hayan visto.

No se podrá hacer ninguna reclamación una vez finalizada la jugada y pagadas las apuestas.

15. Errores del Banquero
En todos los casos de distribución irregular la jugada será rectificada siempre que pueda hacerse de forma evidente; en caso contrario, será anulada.

Si el banquero da carta a un paño que ha dicho "no" o no da carta a un paño que la ha solicitado, la jugada será restablecida de acuerdo con las normas de los errores de los jugadores.

Si las dos cartas de un paño son descubiertas durante la distribución, ninguna apuesta podrá ser aumentada, disminuida o retirada y el banquero habrá de pedir carta si tiene 5 o menos y plantarse en caso contrario.

Si durante la distribución caen cartas en la cesta sin haber sido vistas, la jugada será anulada para el paño que haya perdido las cartas, o para los dos paños si correspondían al banquero. En el caso de que se trate de una tercera carta, si ha sido vista será recuperada por el croupier y la jugada continuará. El banquero que anuncia un punto que no es el suyo podrá solicitar una tercera carta, siempre que los jugadores no hayan mostrado sus puntos. En caso contrario, si su puntuación es de 5 o menos, deberá pedir carta.

¿Qué debe hacer el banquero en las jugadas restablecidas?

Cuando un paño abate al banquero, éste está obligado a seguir el cuadro de jugadas de la banca respecto del otro paño, pidiendo tercera carta en los dos supuestos opcionales.

El banquero deberá seguir el cuadro de jugadas de la banca cuando éste indique lo mismo para los dos paños.

Cuando el cuadro indique pedir carta en un paño y plantarse en el otro, el banquero será libre de plantarse o pedir si el error ha sido de un jugador o del croupier; si el error ha sido del banquero, éste habrá de pedir obligatoriamente carta si su puntuación es igual o inferior a 5, y plantarse en caso contrario. Ha de tenerse en cuenta que dar a un paño una carta que no ha solicitado o una carta destinada a otro paño no son errores del banquero.

16. Errores de los Jugadores
Si el primer paño dice "no" teniendo menos de 5 y el segundo paño ha recibido carta, ésta volverá al primer paño; el segundo paño recogerá la carta siguiente, haya sido recogida o no por e1 banquero, y éste procederá según lo indicado en el apartado anterior.

Si el primer paño pide carta teniendo 6 o más, la carta recibida irá al segundo paño, si ha pedido carta, o al banquero si no lo ha hecho, y éste debe pedirla.

Si el primer paño dice "carta" y después dice "no", o viceversa, el croupier deberá aclarar al jugador cual debe ser su jugada y verificar su puntuación. Sólo en el caso de que ésta sea 5, la primera expresión se considerará correcta; si tiene otra puntuación, la jugada será restablecida según lo indicado anteriormente.

El jugador que dice "no" teniendo 8 0 9 pierde su derecho a abatir, y si pide carta la jugada será restablecida de acuerdo con lo especificado anteriormente.

Está formalmente prohibido examinar las cartas recibidas de forma prolongada. Cualquier jugador que invierta un tiempo excesivo en anunciar su juego no podrá continuar teniendo las cartas.

Página 3 de 3
 

Paginas: