Pato

Página 1 de 3

El pato es un antiguo deporte que se practica en Argentina desde el siglo XII y que antes se practicaba como "corrida" o entretenimiento de los festejos que se celebraban en las distintas poblaciones y/o puntos del pa├şs, muchas veces con motivos religiosos.
Del desarrollo original de esa competencia, que de eso se trataba, fueron surgiendo problemas que la afearon; hicieron que se lo considerara un juego brutal; que las autoridades, tratando de preservar la integridad de los jugadores -y a veces de los espectadores, que eleg├şan sus favoritos y los "defend├şan" aun con violencia- lo prohibieran.

Ya antes de esa medida la autoridad eclesi├ística hab├şa tomado posici├│n y manifestado su criterio. Pero, antes de continuar, veamos como era el juego en sus inicios.

As├ş las cosas durante mucho tiempo el juego fue prohibido hasta por edictos policiales en la provincia de Buenos Aires.

Es nuestro deber consignar que la Federaci├│n Argentina de Pato actual facilita el conocimiento del deporte que, practicado como un entretenimiento que se consideraba vulgar y brutal aun por los indios del norte del pa├şs, ha sufrido evoluciones tan grandes que costar├şa mucho reconocerlo.

Y, de la misma manera, en su momento, y luego de ser declarado juego nacional, el Estado, por su Dirección de Turismo, propendió al conocimiento del mismo al exterior, al punto que es usual que los dirigentes nacionales -que han hecho de aquellas "corridas" un juego de caballeros respetuosos, pero buenos jinetes, fuertes, diestros y ágiles, considerando cada una de las posibles alternativas del desarrollo de la competencia- reciban visitas de extranjeros que quieren penetrar tanto en la mecánica del juego como en sus reglas de caballerosidad.

Informan las mismas, en sus publicaciones -ellos han hecho casi todo lo que hay en todos los aspectos del juego- que la alusión más antigua, referida a lo que se llamaba "El Pato", tiene cerca de 400 años.

Obviamente tomaba su nombre del animal que se hab├şa elegido para utilizar como "prenda", metido en el interior de un cuero cosido, con asas, de las cuales se apoderaban los "rivales". . .
Cosido el cuerpo con el pato, que asomaba la cabeza adentro del mismo, los "jugadores" (si as├ş se los puede llamar hoy), ten├şan que tomarlo de una de las asas, salir vencedores de los "ataques" de los rivales y llegar con cuero y pato al campo contrario.

Excusamos significar que el "campo" era grande y no sabemos si los relatos que hablaban de "una legua" no exageraban un poco. Pero... como siempre hicimos, en nuestro pa├şs y aun antes de ser nuestro, las cosas "a lo grande", podemos dar fe que eran grandes. Y restarle un poco de tama├▒o que pudo haber agregado la imaginaci├│n del autor o relator.


Página 1 de 3


Paginas:



´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐´╗┐