El abanico de Lady Windermere (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 50 de 65

LORD WINDERMERE. -(Caminando hacia
GRAHAM.) Sí? ¿El qué?
GRAHAM.- Darlington tiene una mujer escondida
en su casa. Ahí está su abanico. ¿Gracioso, eh?
LORD WINDERMERE.- (Estremeciéndose.) ¿Qué es
esto? ¿Cómo es posible? (Se apodera del abanico.)
GRAHAM.- ¿Qué pasa?
LORD WINDERMERE. - ¡Lord Darlington!
LORD DARLINGTON.- ¿Me llamaba usted?
91

OSCAR WILDE
LORD WINDERMERE.- ¿Qué hace aquí, en casa
de usted, el abanico de mi mujer? Déjame, Cecilio.
¡No me toques!
LORD DARLINGTON.- ¿El abanico de su
mujer?
LORD WINDERMERE.- Sí, éste; ahí estaba.
LORD DARLINGTON.- ¡No sé! ¡No me lo
explico!
LORD WINDERMERE.- ¡Pues tendrá usted que
explicármelo! ¡Enseguida! (A GRAHAM.) Tú, haz el
favor de quitarte de en medio.
LORD DARLINGTON.- (Para sí.) Entonces es
que ha venido.
LORD WINDERMERE.- ¡Vamos, hable usted!
¿Por qué está aquí el abanico de mi mujer?
¡ Conteste! Voy a registrar toda su casa, y como mi
mujer esté aquí...
LORD DARLINGTON.- ¡Usted no registrará mi
casa ¡No tiene usted ningún derecho a hacerlo! ¡Yo
impediré que lo haga!
LORD WINDERMIERE.- ¿Usted?... ¡Canalla!
¡No saldré de esta casa sin registrar hasta el último
rincón ¿Qué es lo que se mueve detrás de esa
cortina? (se precipita hacia la cortina.)
92

EL ABANICO DE LADY WINDERMERE
MISTRESS ERLYNNE. - (Entrando por la puerta por
donde salió.) Lord Windermere.
LORD WINDERMERE.-¡Mistress Erlynne!
(Todos, se estremecen, y vuelven hacia ella. LADY
WINDERMERE entonces, se desliza de detrás de la
cortina y sale de la habitación, sin ser notada, por la puerta de
la izquierda.)
MISTRESS ERLYNNE.-Me parece que,
equivocadamente, me he traído el abanico de su
mujer en lugar del mío. Crea usted que lo siento. (Le
quita el abanico de las manos. LORD WINDERMERE
le lanza una mirada de desprecio. LORD
DARLINGTON pone una expresión mezcla de asombro y
de ira. LORD AUGUSTO se vuelve a otro lado.

Página 50 de 65
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: