Las Pónticas (Ovidio) Libros Clásicos

Página 4 de 104

Añádase el aspecto del país, sin árboles ni verdor, donde el in­vierno sucede inmediato al invierno transcurrido, y ya es el cuarto que me fatiga luchando contra el frío, las saetas y la crueldad del destino. Mis lágrimas sólo cesan cuando pierdo el sentido, y caigo en tal pos­tración, que se asemeja a la muerte. ¡Dichosa Nío­be, que al ver la muerte de sus hijos perdió el sentimiento de su dolor, convirtiéndose en una ro­ca, y vosotras también felices las que al clamar por Faetón os visteis de pronto convertidas en álamos, y desgraciado de mí que no consigo transformarme en árbol y pretendo en vano convertirme en roca! Aunque la misma Medusa se ofreciese de súbito a mis ojos, la misma Medusa sería incapaz de petrifi­carme. Vivo condenado a sentir sin descanso la amargura de mi situación, y la lentitud de las horas agrava mis penas. Así las destrozadas entrañas de Ticio vuelven a renacer y no perecen jamás, para que sufra eternamente. Cuando me rindo al sueño, descanso y general medicina de cuitas, confiado en que la noche me libre de dolores incesantes, los sueños me aterran reproduciéndome desgracias ver­daderas, y los sentidos vigilan y se gozan en ator­mentarme. Ya me figuro que hurto el cuerpo a las flechas de los Sármatas, o que entrego al hierro duro las cautivas manos; y si me engaña la imagen de un sueño delicioso, contemplo mi casa de Roma aban­donada, donde charlo largamente con vosotros, amigos que tanto me estimáis, o con la esposa que­rida de mi corazón, y apenas he saboreado un placer fugitivo e imaginario, la dicha momentánea viene a recrudecer mis males presentes; y ya el día ilumine esta miserable cabeza, ya galope en los caballos de la noche que trae las heladas, mi pecho, quebrantado por incesantes golpes, se deshace como la cera re­ciente se liquida al contacto del fuego.
A veces llamo a la muerte, y al mismo tiempo le suplico que me perdone por no dejar mis restos se­pultados en el suelo de los Sármatas. Cuando pienso en la inagotable clemencia de Augusto, creo que podría dar a los náufragos playas menos salvajes; pero cuando pienso en la tenacidad del destino que me persigue, caigo en el abatimiento, y mis leves es­peranzas se desvanecen, vencidas por el temor.

Página 4 de 104
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: